Nuestra ayuda en tiempos de crisis

Las calamidades de hoy solo pueden ser aliviadas con el altruismo de todos nosotros. En estos tiempo donde las catástrofes naturales y las crisis económicas atacan constantemente a la humanidad entera, debemos activar nuestra solidaridad.

La solidaridad con los demás es una condición inherente a los seres humanos que nos permite actuar desinteresadamente y de manera compasiva.

Me atrevo a afirmar categóricamente que esta sociedad nos ha vuelto individualistas, egoístas y extremadamente competitivos hasta llevarnos a este punto tan difícil e insostenible en el que estamos ahora sumergidos. Nos está costando cada vez más aceptar que hay personas buenas capaces de hacer el bien sin que escondan una segunda intención en sus propósitos.

En esta época en la que el egoísmo se ha convertido en una acción cotidiana, ser solidario o actuar con altruismo es una rareza que no sólo llama la atención, sino que quienes lo practican son condecorados como héroes y próceres.

Si lográsemos recuperar dichas virtudes, y pudiéramos incorporarlas a nuestra vida diaria, las cosas cambiarían considerablemente porque habría un interés común. Así de simple.

A través de mi experiencia personal, he comprobado que cuando ayudamos a alguien necesitado nos sentimos felices. No he conocido ninguna persona altruista que sea triste.

nuestra-ayudaCreo que como individuos pertenecientes a esta sociedad, tendríamos que redefinirnos para entender realmente quiénes somos, despojarnos de tanto egoísmo y falsedad para ubicarnos en el espacio que verdaderamente nos corresponde, lejos de la hipocresía y el protagonismo, y más cerca de la honestidad.

Pienso que ese momento está llegando. Tenemos que activar nuestro apoyo humanitario porque ya son demasiadas las situaciones de desolación y tristeza en el mundo.

Compartamos lo que somos, y unifiquemos nuestro esfuerzo para lograr una meta común que impulse la construcción de un mundo más justo y equitativo. Un mundo que sin duda aun no lo tenemos pero que algún día existirá. ¡Pensémoslo, todavía hay tiempo para reaccionar!

 



Deja tus comentarios aquí: