¿Por qué es importante tener un hobby?

¿Qué es lo que más te gusta hacer? ¿Cuál es esa actividad que te produce absoluto disfrute y que podrías pasar horas ejecutando sin siquiera notar el paso del tiempo? A muchos les gusta oir música, a otros hacerla. Unos idolatran las películas de StarWars y otros hacen yoga. Algunos coleccionan estampillas y otros esperan el periódico del día para resolver el crucigrama, el sudoku o la sopa de letras.

Muchas personas podrían pensar que se está “perdiendo el tiempo”, y a veces se confunde con el ocio; pero en realidad un hobby más allá de ser una actividad que entretiene y se hace por vocación, es realmente una herramienta que ayuda a mejorar la salud física y mental, estimulando y favoreciendo el bienestar.

hobbies2Un hobby debe entretener sin irrespetar o molestar a otros (cosa que Bart Simpson desconoce).

Según los psicólogos, los hobbies o aficiones permiten a la persona desconectarse de la rutina diaria, disminuyendo los efectos de algunos trastornos comunes como el estrés, el sedentarismo, la soledad, el aislamiento, entre otros que suelen padecerse a raíz de las obligaciones diarias.

Existen infinitos tipos de hobbies: los hay al aire libre, otros que requieren de mucha concentración; los hay artísticos, científicos, en equipo o en absoluto silencio. Algunos, cabe mencionar, no sólo se pueden realizar para entretener, sino que suelen favorecer a tener una mente y un cuerpo activo.

¿Por qué deberías tener hobbies?

  • Sirven para ampliar y desarrollar nuestras capacidades, y nos permiten conocer nuestras virtudes.
  • Nos ayudan a “desconectarnos” del estrés y la cotidianidad.
  • Son perfectos contra la depresión, la ansiedad y el nerviosismo.
  • Ayudan a prevenir enfermedades como el Alzheimer.
  • Fomentan la disciplina, la creatividad y la sana competencia.
  • Contribuyen al equilibrio mental y al autodominio.
  • Son catárticos y positivos para la salud.
  • Mejoran la vida social y la calidad de vida.

hobbies

Cuando una afición se ha aprendido a utilizar con técnicas y se ejecuta a nivel profesional, puede llegar a ser el empleo soñado: futbolistas, cantantes, pintores, escritores, surfistas, chefs y pare usted de contar. Uno de mis hobbies es ir al cine. Me encanta el ritual de comprar las entradas, las palomitas de maíz y sentarme a ver los cortes de los films que están por estrenar. Por eso, y otras razones, me dedico a la producción y edición audiovisual, porque me apasiona.

Recuerdo en la película francesa Amélie cómo ella se paseaba por el mercado hundiendo su mano entre los sacos de granos. Al hacerlo ella cerraba los ojos, suspiraba y sonreía. Una afición tan simple como esa puede parecer insignificante, pero brinda absoluta felicidad. ¿Tú tienes algún hobby? si no, piensa qué es eso que te fascina hacer y comienza a practicarlo desde ya.