¿Qué pasa si como un producto después de la fecha de vencimiento?

shutterstock_128690054

Te levantas un día pensando en esas deliciosas aceitunas rellenas con anchoas que compraste para una ocasión especial y SORPRESA se pasó la fecha de vencimiento… ¿te lo comerías?

Muchas personas siguen debatiendo sobre el mismo tema: la caducidad de los productos. ¿Se pueden comer?, ¿son buenos o no?, ¿Cuánto se puede esperar después del vencimiento? Varias décadas atrás se estableció una normativa de etiquetado para los productos “no perecederos” con el objeto de salvaguardar la salud del consumidor, sin embargo, aún en nuestros días no se han aclarado esta situación.

En la publicación Optimizando las compras, promovemos la Alimentación Consciente, empoderando a la gente con conocimiento y herramientas que le permitan seleccionar los mejores productos y en la cantidad necesaria, evitando las pérdidas de alimentos que la FAO reporta cada año. Si su alacena no está organizada, es muy probable que consiga varios productos “vencidos” que seguramente tendrá que desechar ante la duda de su inocuidad.

Lo cierto es, que usted quiere saber cuando ese producto “vencido” es inseguro para su consumo, ¿no es así? En primer lugar hay que diferenciar entre la fecha de duración mínima y el vencimiento.

La primera nos indica la fecha hasta la que el fabricante garantiza las óptimas cualidades de su producto, lo que los expertos llaman características “organolépticas”. Después de esa fecha el producto es comestible pero quizás haya perdido cualidades como el sabor o ciertas propiedades. Es lo que nos aparece en la etiqueta como “Consumir preferentemente antes de…”. Por tanto, esos productos se pueden comer aunque no tendrán la misma calidad. Suelen ser alimentos menos perecederos como cereales, bebidas, conservas, latas.

etiqueta de vencimientoPor otro lado, la fecha de vencimiento suele aparecer en productos que son microbiológicamente más perecederos, por lo que podrían perjudicar nuestra salud en un periodo corto de tiempo. Estos productos necesitan también condiciones más específicas de conservación. La fecha de vencimiento se indicaría como una fecha estimada desde la que sería mejor no consumir el producto. Aquí me refiero a los  alimentos frescos como carne, leche o yogures. Se recomienda que una vez pasada la fecha de vencimiento no se consuman estos productos.

Normalmente el queso puede aguantar más tiempo tras la fecha de vencimiento. La leche, sin embargo, una vez abierta, debe consumirse antes de la fecha indicada, incluso la UHT. Por otro lado, los yogures y leches fermentadas aguantan un poco más, aunque van perdiendo sus propiedades probióticas.

Las condiciones de almacenamiento inciden de manera importante en la vida útil de los productos, en consecuencia, la manipulación adecuada de los productos no perecederos puede mantenerlos “adecuados” para su consumo incluso después de su fecha de vencimiento. La humedad es importante en aquellos productos con envase de papel. Para las latas de metal, sólo la temperatura hace la diferencia, pero los productos envasados en vidrio puede verse afectados por la luz, acelerando la rancidez en algunos alimentos, especialmente los que tienen grasa.

La FDA considera que los alimentos enlatados tienen una vida útil prácticamente ilimitada. A pesar de la etiqueta “consumir antes de” si las latas se conservan correctamente y no muestran signos de corrosión, abolladuras, abultadas o fuga, no hay problemas de seguridad. Por otra parte, la calidad de los alimentos enlatados se deteriora muy lentamente.

Con toda esto, queda de su parte la toma de decisiones respecto a esos productos que tiene en su alacena y que están por vencerse o que ya se vencieron. La filosofía de Alimentación Consciente parte del uso adecuado de la información y ahora está en sus manos. ¡Hasta la próxima!



Deja tus comentarios aquí: