¿Quieres empezar a meditar? Descubre cómo

empezar a meditar

Si estás leyendo esto, probablemente ya sabes que meditar es una fuente de increíbles beneficios.

Promover la aparición de emociones positivas y sentimientos elevados como la empatía, la compasión y altruismo; mejorar la memoria; equilibrar el sistema nervioso; afinar la capacidad de concentración; estimular la creatividad; disminuir el estrés, y bajar la tensión arterial son solo algunos elementos de la enorme lista de bondades que nos brinda meditar.

Si has leído sobre el tema y te llama la atención, pero no tienes la menor idea de cómo empezar, ¡tengo buenas noticias para ti! Aprender a meditar es mucho más sencillo de lo que crees. Es más, lo puedes hacer por ti mismo, en la comodidad de tu hogar.

Al contrario de lo que muchos piensan, el objetivo de la meditación no es poner tu mente en blanco, ni tampoco es una técnica de relajación. Es una práctica que desarrolla tu agudeza mental mediante la observación de un objeto previamente seleccionado (como la respiración o sensaciones corporales). Con la práctica constante, alcanzarás períodos de tiempo cada vez más largos en los que el diálogo mental se despeja para dejar lugar a la realidad presente, contactar con tu conciencia.

¿Qué necesito para meditar?

  1. Un lugar tranquilo, en el que tengas privacidad y nadie te interrumpa. Esto incluye silenciar las notificaciones del celular y la computadora.
  2. Una buena postura: asegúrate de mantener tu columna derecha y hombros relajados.
  3. Sentarte cómodamente:
  • En el suelo o sobre un cojín: las piernas pueden estar cruzadas, en posición de loto (o semiloto), o estiradas. Puedes apoyar la espalda contra la pared si lo deseas.
  • En una silla con respaldar: tus pies deben estar en ángulo de noventa grados.
  • Puedes apoyar tus manos sobre tus muslos o cruzarlas sobre tu regazo.
  1. Una alarma o temporizador: prográmalo para que suene cuando haya transcurrido el tiempo que destinaste a tu práctica. Esto evitará que te distraigas preguntándote cuánto falta o preocupándote por no excederte en el tiempo.

¿Cuánto tiempo necesito para meditar?

Lo ideal es meditar un mínimo de quince minutos diarios, pero si sientes que es demasiado para ti, ¡no te preocupes! Comienza con siete a diez minutos. Luego puedes ir aumentando progresivamente, en la medida en que te sientas cómodo.

Así como cuando comenzamos a hacer ejercicio, la constancia en las prácticas es esencial para progresar.

Quiero empezar a meditar. ¿Qué hago?

Si no tienes experiencia, mi meditación guiada para principiantes es ideal para ti. Lo único que tienes que hacer es presionar play en el video que está en este post, sentarte cómodamente, cerrar los ojos y seguir mis palabras.

Hay muchísimas maneras de meditar. Las que yo enseño son prácticas neutras, enfocadas en desarrollar la atención, sin connotación religiosa. Esto quiere decir que las puedes hacer tranquilamente, independientemente de tus creencias.

No lo dejes para después, ¡comienza ahora! Y por favor, déjame saber en los comentarios cómo te fue.

Foto cortesía de terimakasih0 vía Pixabay



Deja tus comentarios aquí: