¿Quieres ser mamá? Prepara adecuadamente tu organismo

¿Quieres ser mamá? Prepara adecuadamente tu organismo

Muchas mujeres acuden al nutricionista cuando quedan embarazadas, debido a que desean controlar su peso corporal, disminuir los síntomas propios del embarazo, nutrirse de manera óptima para que su bebé se forme íntegro y saludable, entre otras razones. ¡Y está muy bien!  Durante el embarazo se presentan diversos cambios fisiológicos importantes en el organismo y se incrementan requerimientos de nutrientes específicos, por lo que hay que tener una alimentación adecuada y equilibrada, a fin de garantizar el correcto crecimiento y desarrollo del bebé.

Sin embargo, lo que muy pocas mujeres hacen es preparar el cuerpo antes de la concepción. Esto es fundamental, ya que se deben eliminar todas aquellas toxinas que se acumulan en el organismo debido a una alimentación inadecuada, posibles microorganismos patógenos, contaminantes ambientales, estrés, entre otros. Esta carga de toxinas en nuestro organismo afecta la integridad de nuestros óvulos, y genera deficiencias nutricionales, así como problemas que pueden presentarse como consecuencia de estos tóxicos durante el embarazo, como lo son: estreñimiento, diarreas, gastritis, alergias, sensibilidades e intolerancias alimentarias, desbalance de la flora bacteriana, hipotiroidismo, hiperinsulinismo, problemas de peso, etc.

Tener en equilibrio nuestra flora bacteriana es fundamental. A pesar de que el feto se encuentre en condiciones de esterilidad en el útero, hay cierta evidencia de que el ADN microbiano y posiblemente hasta microbios entren en contacto con el feto y el intestino fetal a través de la placenta. Después del nacimiento, este se coloniza de manera rápida por bacterias que se transfieren de la microbiota materna vaginal, del colon y la piel, dependiendo del modo de nacimiento y de la exposición a antibióticos. Esta flora bacteriana inicial juega un papel fundamental en la salud del bebé.

Por eso en NutriWhite nuestro objetivo principal es ayudarte a desintoxicar, desinflamar y nutrir tu cuerpo de manera adecuada para que tus óvulos se mantengan sanos, exista una correcta implantación, crecimiento y desarrollo; y haya un equilibrio de la flora bacteriana materna y un adecuado peso corporal. Esta etapa tiene una duración mínima de seis meses en la nos que enfocaremos en:

  1. Curar tu intestino:Para tener óvulos sanos, debemos tener un intestino sano. Debemos tener una alimentación adecuada, disminuir la absorción de tóxicos y mejorar la absorción de nutrientes necesarios, para crear un ambiente ideal para fecundar el óvulo.
  2. Lograr niveles adecuados de parámetros de laboratorio en el cuerpo:Para crear un ambiente óptimo de fecundación es recomendable que los niveles de tiroides, yodo, vitamina D, homocisteína, hormonas femeninas, perfil lipídico, entre otros estén dentro de sus rangos normales.
  3. Balancear tu microbiota:Parte de tu tratamiento personalizado va a estar enfocado en equilibrar la microbiota normal de tu intestino, eliminando todos aquellos microorganismos patógenos que puedan estar afectando a tu sistema inmune y liberando toxinas que causan inflamación e intoxicación. Comúnmente se presenta la cándida, un hongo que está relacionado con la infertilidad femenina, problemas durante el embarazo y/o luego del nacimiento.
  4. Dar apoyo a tu hígado: Una de las funciones principales del hígado es depurar las toxinas que se encuentran circulando en nuestro torrente sanguíneo. Al brindar apoyo a tu hígado lo ayudamos a eliminar esos productos tóxicos y evitar que vuelvan a entrar, creando un ambiente adecuado.
  5. Nutrirte adecuadamente:Previo a entrar en la etapa de gestación es necesario que nutras tu cuerpo de manera adecuada, en especial dotándolo de nutrientes como hierro, vitamina B12, ácido fólico (en sus formas activas) vitamina A y D y zinc, los cuales tienen un requerimiento esencial durante el embarazo. Gozar de un peso adecuado antes y durante el embarazo disminuye el riesgo de preeclampsia, diabetes gestacional y bebés con alteración del tamaño. Además de evitar el consumo de pescados grandes, ya que traen consigo metales pesados como el mercurio.
  6. Alimentación rica en litio y yodo: Para un adecuado funcionamiento de la tiroides y neurotransmisores de la madre y futuro bebé, es recomendable incluir alimentos ricos en litio y yodo como son guisantes, lentejas, frijoles blancos, productos de mar (camarones, langostas), algas (como kelp y wakame) y sal del Himalaya.
  7. Crear un ambiente externo favorable:Además de la alimentación, apoyamos en dar técnicas para que la madre incluya la relajación en su rutina diaria, evitar el uso excesivo del celular cerca de los genitales, tomar en cuenta si tiene amalgamas dentales y si deben o no removerse para bajar la carga tóxica, tomar un agua adecuada y revisar los productos de limpieza y belleza que estés utilizando.

NutriWhite te invita a seguir nuestro protocolo nutricional 3R, en el cual podrás remover todos aquellos alimentos que causen intoxicación e inflamación, reponer tu intestino con alimentos que lo desintoxiquen y desinflamen, y con estos dos pasos podrás recuperar tu salud y preparar tu cuerpo para la llegada de ese nuevo bebé.

Recuerda siempre buscar el apoyo de tu nutricionista.



Deja tus comentarios aquí: