Reinventar

El proceso de reinventar, de renovar nuestra experiencia en los distintos aspectos de la vida, está formado por un ciclo de dos etapas.

Generar cambios: El caos saludable que se produce cuando avanzamos en nuestras metas y proyectos que están en línea con los nuevos deseos. Es un proceso de imaginar, descubrir y diseñar experiencias diferentes a lo conocido.

Estabilizarnos: La etapa en la que vamos manejando la complejidad de los cambios realizados, de los avances que generamos, reorganizándonos en una nueva realidad.

Para tener espacio destinado a lo nuevo que estamos creando, es fundamental que trabajemos en remover lo que decidimos dejar atrás, lo que ya no sostendremos, porque nos resta o chupa energía. Los humanos tenemos la tendencia a preservar lo que parece que nos funciona, sin preguntarnos si realmente eso está generando nueva energía, si nos produce entusiasmo, nuevas ideas.

Entonces, ¿qué debemos preservar?, ¿qué debemos remover o eliminar?

Nos quedamos con lo que se siente generativo, lo que se siente vivo, que nos genera oportunidades de crecer, aprender, evolucionar, crear, producir nuevas conexiones y direcciones. No preservamos lo positivo sino lo generativo, lo que crea nuevos comienzos. Por ejemplo: una relación de pareja puede parecer que no es positiva porque no todo el tiempo todo está bien ya que surgen algunas diferencias de puntos de vista o actitudes. Sin embargo, en los desafíos que se presentan en la relación, por las diferencias o situaciones a resolver, sentimos que estamos aprendiendo, profundizando en la comunicación, creciendo interiormente, invirtiendo en usar la relación como una oportunidad desarrollo personal.

¿Qué removemos o dejamos ir? Lo que se siente viejo, que no nos ofrece nuevas ideas, energía, sino que nos quita el enfoque y atención de lo que sí es generativo. Lo que consume nuestro tiempo sin ofrecernos resultados diferentes, y sentimos que chupa nuestra energía.

Haz una lista de las cosas que en este proceso de reinvención decides preservar, y otra lista de qué cosas definitivamente quieres remover o eliminar. Recorre con tu atención cada una de las áreas de tu vida: relaciones, trabajo, negocio, actividades, ocio, proyectos, cuerpo, finanzas, emociones, etc.

Recuerda que lo que funciona hoy no necesariamente ayude a tu éxito mañana.



Deja tus comentarios aquí: