Semillas de chía, semillas de hemp y semillas de linaza

Semillas-chía

Aunque parece el título de un juego no lo es, y hoy quiero dedicarle este artículo a las semillas que no solo son una fuente maravillosa de nutrientes sino que también poseen unos beneficios insospechables inversamente proporcionales a su tamañito. Hoy les traigo una muestra de esa gran variedad de semillas que muchas veces son ignoradas en nuestro menú y que podrían ser la clave para que se transforme tu salud y pierdas esas libritas de más mientras disfrutas de su sabor y su versatilidad gracias a sus micronutrientes entre los cuales destacan las grasas sanas como el omega 3, la fibra y la proteína.

SEMILLAS DE CHIA: debo reconocer que las conocí hace poco tiempo y que desde que supe de su existencia no me separo de ellas. Aun cuando su origen se remonta a varios siglos atrás (desde la época de los Aztecas) recientemente es cuando se han colocado bajo la lupa de los nutricionistas y médicos naturistas pues se ha hecho mas fácil su comercialización y consumo. Entre las propiedades de esta semilla están su capacidad para hacernos calmar el hambre pues tiene una capacidad de expandirse en el estómago una vez es mezclada con líquidos que explica el porqué es usada en las dietas para ayudarnos a disminuir las porciones sin necesidad de bajar la calidad de los nutrientes. Otra de sus destacadas propiedades es su capacidad para curar el estreñimiento más resistente y la cantidad necesaria para esto es de apenas una cucharada al dia.

SEMILLAS DE HEMP: estas también conocidas por el nombre de semillas de cannabis son las reinas de los aminoácidos y los ácidos grasos esenciales por esta razón se consideran uno de los superalimentos que mas fortalece nuestro sistema inmunológico. Se recomiendan en aquellas personas que están recibiendo quimioterapia o que tienen enfermedades autoinmunes, así como también en personas alérgicas. Son muy versátiles y pueden ser consumidas crudas en su estado natural en ensaladas o tostadas como parte de otras preparaciones.

SEMILLAS DE LINAZA: también conocidas como semillas de lino o flaxseed estos pequeños paquetes de salud son una verdadera panacea para prevenir la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares, no solo por la gran cantidad de omega 3 que poseen sino porque también son ricas en una sustancia semejante a la prostaglandina que regula la función arterial. Podríamos afirmar que son necesarias para el metabolismo de las grasas, el calcio y la producción de energía y de allí su papel fundamental para ayudar a perder peso. Numerosos estudios han revelado propiedades anticancerígenas en aquellos tumores estrógeno-dependientes como algunos cánceres de mama; pues son capaces de bloquear el estímulo de esta hormona en las células malignas. Son ricas en fibra por lo que también pueden ayudarnos a mejorar la función digestiva y a mantener nuestro cuerpo desintoxicado y energizado.

Así que no dudes en comenzar a agregar en tus menús estas semillas maravillosas y sanadoras pues de seguro comenzarás a ver los resultados de inmediato en tu salud y en tu peso. ¡Ah! y no hay excusas para no consumirlas pues su sabor es muy agradable, las puedes mezclar con jugos, agua, sopa o ensaladas. También las puedes tostar y darles un toque más exótico a su presentación y sabor y finalmente son económicas y solo necesitas pequeñas dosis.