Ser asertivo

Encontré una noticia relacionada con el Rijksmuseum de Amsterdam que puso frente a mí un ejemplo de una excelente manera de vivir y de enfrentar momentos que pueden considerarse muy negativos. En la nota, indicaban (y lo mostraban en fotos) que parecía haber cambiado la forma de visitar museos. Frente a rembrandt-van-rijn-67752_640la Ronda Nocturna de Rembrandt, cada día decenas de jóvenes daban la espalda al cuadro, aislados y atentos a sus celulares. Al año siguiente, el museo introdujo un programa sabatino llamado Startdrawing (Comienza a dibujar) mediante el cual se provee de hojas, lápices, crayones, bancos, atriles, mesones, tablas de madera para que dibujen sentados, acostados, parados. Este programa ayuda a los visitantes a que dejen de pasar frente a las obras con miradas rápidas, fijar la atención, centrarse en detalles, que es lo que se requiere para dibujar, apreciando detalles que habían pasado por alto. Incluso, cuentan con voluntarios que cuentan historias de los cuadros y otros enseñan a dibujar. El objetivo se logra. Las salas se convierten en sitios vibrantes, plenos de gente centrada en el presente, enfocada en la obra que tiene enfrente. Ya no hay selfies sino fotos de dibujos que se muestran alegremente en las redes sociales.

Me atrajo la nota. No solo me llenó de alegría y esperanza, sino que me hizo reflexionar e incorporarlo más activamente en mi día a día. Fue una lección de vida. La institución vio un problema. No hizo diagnósticos fatalistas ni trágicos. No consideró que no había futuro para esos jóvenes. No se meneó la cabeza ni se suspiró bajando los brazos. No.

Se encontró una alternativa económica, simple, constructiva para ayudar a la gente a recordar el objetivo de exponer esas obras, patrimonio de la humanidad. Como un bono adicional, se llenó de energía las silenciosas salas. Los expertos difunden sus conocimientos de una manera práctica, que va más allá de una visita guiada, muy interesante, pero tal vez más persistente en el recuerdo. Nadie olvidará los detalles de la obra escogida para copiarla.

En nuestra vida cotidiana y frente a las noticias que nos bombardean cargadas de eventos negativos, podemos asumir una actitud derrotista o buscar alternativas. Muchas veces nos encontramos con personas que nos inundarán de este tipo de información fatalista. Debemos apartarnos y tomando distancia, ver más allá. Es muy claro que no hay blanco o negro, esta opción o esta otra: entre ambas, hay un sinfín de opciones que podemos tomar si somos asertivos. Esa actitud nos mantiene centrados, enfocados, con mirada atenta y alertas, creativos, en un presente activo. Te invito a que lo recuerdes cada día.

Este video lo muestra. https://www.youtube.com/watch?v=tPO1jkDpdic



Deja tus comentarios aquí: