Solo tú puedes hacer que las cosas pasen

Solo tú puedes hacer que las cosas pasen

No es que exista una fórmula mágica para lograr tus objetivos, lo que sí existe es trabajo, organización, disciplina, dedicación, motivación y voluntad. Todo esto junto resulta una receta infalible cuando de lograr metas se trata.

Organizar y poner tus prioridades en orden es lo primero, para que no te dejes consumir por la rutina, y termines olvidando tus metas. El día solo tiene 24 horas, y tu energía no es infinita; así que hay que enfocarse, y hacer una cosa a la vez, siempre en la búsqueda de los mejores resultados. Conecta con tu motivación, establece metas alcanzables que puedas lograr de manera efectiva y a corto plazo; esfuérzate por lo que realmente quieres.

Destaquemos un poco los objetivos medibles, este punto es importante. ¿Conoces las metas smart? O como se dice en español, metas inteligentes. Se establecen de manera creativa tomando en cuenta lo siguiente: deben ser específicas, así que decide un tema a trabajar y comienza, ya sea hacer nuevo clientes, aprender algo nuevo, irte de viaje, ganar más dinero.

Las metas inteligentes también son medibles. Si puedes agregar números a tus objetivos, podrás evaluar de manera más eficiente si tienes éxito o no. Procura que sea también alcanzable, de lo contrario tu motivación se verá afectada, sentirás que pierdes el tiempo. Por eso tus metas tienen que ser realistas y que puedas lograrlas a corto plazo.

Para lograr que las cosas sucedan, debes preguntarte: ¿hacia dónde quiero ir? Por eso tus objetivos tienen que estar definidos por tu forma de ser, personalidad y deben ser coherentes con tu presente para que puedas llegar al futuro que quieres. Para todo esto hay que establecer tiempo. No funciona que quieras hacer cosas, y no ponerte un tiempo límite para lograrlo.

Entonces, es primordial definir un tiempo específico. Si te organizas, te enfocas, y defines unas metas inteligentes, cuentas con todas las herramientas necesarias para lograr todo lo que quieres.

En resumen, es necesario que estés clara con tus metas, qué quieres y por qué lo quieres. Tienes que tomar acción, ya que sentada en casa no va a suceder nada. Disciplina para hacer todo lo que tienes que hacer, aunque no quieras. Enfócate, todo es cuestión de energía y hacia la meta es que debes guiarla. No te olvides de respirar, la paciencia es crucial, ya que nada surge de un día para el otro, espera por resultados y no desfallezcas.

El camino para lograr nuestro objetivo puede ser a veces frustrante. Responsabilízate y oriéntate a buscar siempre soluciones y no excusas. Afíncate en tu determinación de que pase lo que pase vas a seguir adelante, y no permitas que los pensamientos negativos se apoderen de tu mente. Mejora cada día, aprende cosas nuevas y supérate a ti misma.



Deja tus comentarios aquí: