Soy amo de mi destino y capitán de mi alma

Nelson+Mandela

Hay una hermosa película que me ha inspirado mucho, se llama Invictus (Inconquistable). Está basada en la vida de Nelson Mandela. Si no recuerdas su historia, este hombre fue -junto a muchas personas de color- apresados cuando hubo un proceso conocido como Apartheid en su país, South Africa, donde había un racismo feroz. Este hombre vivió en una pequeña celda durante 27 años y luego de liberado, llegó a ser presidente de su país.

En un momento de la vida como presidente, él trataba de motivar al equipo de rugby de su país para que dieran triunfos y alegrías a los surafricanos. Así que los jugadores visitaron la prisión donde vivió tantos años. En ese lugar, al capitán del equipo le era tan difícil entender como Mandela sobrevivió tanto tiempo e incluso mantuvo intacto su lado bueno viviendo una experiencia tan terrible. Mandela compartió que en esos momentos oscuros había un poema que lo sostenía. Aquí las líneas que más lo fortalecían:

No importa cuán estrecho sea el camino,
cuán cargada de castigo la sentencia.
Soy el amo de mi destino;
soy el capitán de mi alma.

Creo que la vida, tanto a nivel personal como colectivo, son ciclos de expansión y contracción, son procesos y aún cuando a veces quisiéramos que fuera como en los cuentos de hadas –se casaron y fueron felices por siempre- no existe tal cosa (¡incluso creo que sería aburrido!). Hay momentos donde todo fluye más fácil y debemos aprovecharlos, pero también hay momentos de reto, de dificultad y obstáculos donde puede ser mucho más difícil lograr los sueños y requieren un mayor esfuerzo de nuestra parte. La vida está llena de éxitos y también de reveses y si revisas un poco en tu propia historia, te darás cuenta que tienes mucho que agradecerle a tus fracasos o cuando los resultados no han sido los que tú esperas.

En cualquiera de los casos y más allá del entorno, el gran reto a nivel individual es tener claro que nuestra vida siempre está en nuestras manos y es nuestra responsabilidad construir lo que queremos que ella sea, lo que nos hace felices y da sentido a nuestra existencia. A veces el entorno coopera y a veces pareciera que no está a favor pero debes recordar que siempre eres tu dueño de tu presente y futuro.

Entonces, si estás enfrentando ahora un momento de reto o crees que lo que ocurre a tu alrededor está en tu contra, respira profundo (todas las veces que lo necesites), aférrate a lo bueno que hay en tu vida, recuerda tus objetivos y avanza, actúa en dirección de ellos. Si sientes que las fuerzas te faltan, ojalá estas líneas te inspiren y si es muy difícil continuar, puedes pedir ayuda, no tienes que hacerlo sol@.

Aquí te dejo el poema completo, escrito por William Ernest Henley, quien también tiene una inspiradora historia:

Desde la noche que sobre mi se cierne,

negra como su insondable abismo,

agradezco a los dioses, si existen,
por mi alma invicta.

Caído en las garras de la circunstancia


nadie me vio llorar ni pestañear.

Bajo los golpes del destino


mi cabeza ensangrentada sigue erguida.

Más allá de este lugar de lágrimas e ira

yacen los horrores de la sombra,

Pero la amenaza de los años
me encuentra,

 y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el camino,

cuán cargada de castigo la sentencia.

Soy el amo de mi destino;

soy el capitán de mi alma

 



Deja tus comentarios aquí: