Suicidios mediáticos: una alerta para la salud mental

Suicidios mediáticos: una alerta para la salud mental

“Conocías el mundo, eras exitoso, tenías dinero. No eras feliz. ¿Qué te faltó Bourdain?”. Este fue uno de los miles de mensajes en redes sociales tras la muerte del chef y presentador Anthony Bourdain. El tweet era breve, pero lo decía todo. Fuimos colegas en CNN y su decisión me sorprendió.

En los últimos meses también se han producido otros “suicidios mediáticos”. Por ejemplo, Avicii, de 28 años, posiblemente el Dj más famoso del mundo, quien, según su familia, “ya no podía más”. Aparentemente lo tenía todo: fama, dinero, excesos. Luego, la diseñadora Kate Spade, e Inés Zorreguieta, hermana de la reina de Holanda.

Solamente en Estados Unidos, las tasas de suicidio han aumentado en un 25% en los últimos veinte años.

Ante las alarmantes cifras globales, una investigación de la Universidad Cooperativa de Colombia apeló hace unos años a la responsabilidad social de los medios de comunicación. De acuerdo con el estudio, las noticias sobre suicidios deben regirse por los parámetros sugeridos por la Organización Mundial de la Salud, entre ellos “no dar explicaciones únicas y simplistas” y “ofrecer siempre ejemplos creativos, de personas en circunstancias similares que lo han superado”.

El tema me toca de cerca, porque vengo de una familia de suicidios en serie. Como expliqué recientemente en el TedxRoma, la gente invierte demasiado en lo externo. Estamos construyendo únicamente riqueza hacia afuera, pero no nos damos tiempo para encontrar la semilla escondida en la divinidad que tenemos dentro.

Por ello, defiendo la práctica del mindfulness, que nos permite cambiar el estado de consciencia. Alguien que se ve conectado con el resto del mundo, se percibe como un todo, y no decide quitarse la vida, pase lo que pase. El autocultivo nos permite forjar una psiquis más sana y feliz, orientado a las prácticas de la gratitud y la meditación. De lo contrario, las personas solo se sentirán exitosas cuando son reconocidas por cuestiones externas, o cuando le funcionan las relaciones con otros. Pero la relación más importante que debemos desarrollar es con uno mismo.

No pretendo condenar los suicidios, sino alertar sobre la importancia de la salud mental. Como afirmo en mi libro “El analfabeto emocional”, en las escuelas primarias debería hacerse énfasis en la inteligencia emocional, la psicología positiva, la neurociencia y la epigenética. En mis proyectos habituales —conferencias, viajes inspiracionales, meditaciones y cursos—, esta ha sido una materia prima para comenzar a transformar la conciencia de muchos individuos en todo el mundo. Quien no se encuentra dentro, se pierde fuera.



Deja tus comentarios aquí: