Tres preguntas que hacerse antes de escribir

Escribir es una forma maravillosa de expresarnos y un acto de libertad que nos puede llevar por inimaginables caminos, pero es bueno tener claro a dónde se quiere llegar. Al menos para dar los primeros pasos. Si luego la ruta o el destino cambian, eso ya es otra historia.

  1. ¿Para quién?

Sentarse a escribir un diario o hacer un ejercicio de reflexión o de expresión, en el que se deja salir lo que se siente o lo que pasa por la mente, no requiere orden de ideas, estructura o cualquier otro aspecto formal. Si es sólo para ti, deja de leer esto ¡y ponte a escribir!

Pero si quieres escribir para otros, lo primero que tienes que tomar en cuenta es quién será tu lector y adecuar el contenido. Ser coherentes es esencial.

  1. ¿Para qué?

Eso debes tenerlo y dejarlo claro desde las primeras líneas. Dar demasiadas vueltas o no seguir una estructura –por flexible que sea- distraerá a quien lee y puede que no alcances tu objetivo. Piensa en lo que te inspira, eso te dará claridad.

Si quieres que alguien sepa algo…

Ocúpate de distinguir lo esencial y más importante para que sea eso lo que transmitas. No pienses sólo en qué te interesa a ti, sino en qué le interesa a quien te lee.

Si quieres que alguien haga algo…

Cuanto más claro y directo se lo digas, mejor.

Si quieres que alguien sienta algo…

Piensa en qué emoción deseas evocar y escribe con sinceridad y sencillez.

Si quieres que alguien se imagine algo…

Usa todos tus sentidos para describir ese personaje, objeto o escena.

  1. ¿Cómo?

Define el tono –formal, informal, en clave de humor, con acento dramático- y el género en el que deseas expresarlo. La única regla es ser auténticos.

¿Quieres informar o hacer una consulta?

Escribe un correo o una carta, de forma concisa y directa. Será tan formal o informal como tu relación con el destinatario.

¿Quieres agradecer, expresar afecto, ofrecer disculpas, perdonar a alguien? 

Escribe una nota o una carta en papel, o envía un correo electrónico. Escoge bien tus palabras. Escribir nos compromete

¿Quieres contar a otros algo que viviste?

Escribe un relato o una crónica. Combina la descripción con otros recursos literarios para hacerlo interesante. Saborea recuerdos, indaga, investiga.

¿Quieres expresarte con sonoridad?

Escribe un poema. Juega con la cadencia de las palabras para componer versos.

¿Quieres contar otra realidad? ¿O contar la realidad de otra manera?

Escribe un cuento o una novela. Narra la historia que tu imaginación te dicta, ayúdate también de lo que has vivido, de lo que recuerdas, de lo que te han contado, de lo que has soñado, de lo que has observado y escuchado, de lo que has investigado.

Coherencia, sencillez y autenticidad. Es ligero el equipaje necesario para iniciar este camino.



Deja tus comentarios aquí: