Un pueblo en guerra contra Mc Donald’s

En Loma Linda los arcos dorados la tienen difícil. Los habitantes de este pequeño pueblo en California le ha declarado la guerra a McDonald’s y se oponen a la apertura de un restaurante de la cadena. ¿La razón? Loma Linda es uno de los cuatro poblados del planeta donde la gente vive saludablemente más allá de los 90 años y temen que el Big Mac pueda arrebatarles el honor.

El pueblo es un lugar particular. Casi todos sus habitantes son miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Por su religión no fuman, no beben y llevan una vida sana. Muchos son vegetarianos. Casi nadie tiene sobrepeso.

La historia va así: atraídos por los impuestos, los comisionados aprobaron por votación de 3-2 el permiso para un McDonald’s. Inmediatamente los votantes reaccionaron en contra .“McDonald’s no encaja en nuestra filosofía de salud y bienestar” dice el Dr. Wayne Dysinger, director de medicina preventiva en una escuela médica local. “Compáralo a las leyes anti tabaco: no hay duda de que fumar es dañino para la salud de las personas. Exponer a la gente a la comida rápida también es nocivo”.

picnic2

¿Es que acaso la gordura y los problemas de salud son culpa de McDonald’s?

Este es un debate complejo. Porque es cierto que el menú de la cadena no es un paradigma de nutrición. Pero no falta quienes dicen “nadie te obliga a comértelo”.

El caso de Loma Linda ilustra las reacciones negativas contra un negocio globalizado que invierte millones para cambiar su imagen, no siempre con buenos resultados. Después del documental Super Size Me de Morgan Spurlock, donde el director ilustra los efectos de comer por 30 días exclusivamente en restaurantes de la cadena y su salud resulta seriamente afectada, las críticas al Big Mac no han parado. Recientemente McDonalds abrió una campaña en Twitter para que las personas compartieran sus historias relacionadas con la marca, e inmediatamente aparecieron mensajes como este: “Un día entré a un McDonalds y pude oler la diabetes tipo 2 flotando en el aire, así que vomité”.

Es un hecho, en las redes sociales la gente dice lo quiere, y nadie controla el diálogo.

Con cientos de miles de empleados en todo el mundo, la marca es un verdadero motor económico. Con la reciente apertura a China y Rusia está teniendo un crecimiento asombroso, y las acciones benéficas que realiza la Fundación Ronald McDonald’s le han salvado la vida a muchas personas. Además, la cadena ha modificado su menú. El año pasado Arcos Dorados, la empresa responsable de la operación de la marca en América Latina, anunció una reducción en las cantidades de sodio, azúcares y calorías en la Cajita Feliz, además de incluir una fruta como opción.

Pero igual, la gente de Loma Linda se resiste. La Dra. Sylvie Wellhausen, miembro de la Coalición Saludable de Loma Linda asegura que “tratar de decir que la comida de McDonald’s es sana es como incorporar cinco miligramos de Vitamina C en un cigarrillo”.

Lo curioso es que al pasar los límites de la ciudad hay 5 restaurantes ofreciendo el BigMac y las papas fritas, pero claro, sobre ese territorio los lomalindeños no tienen autoridad. ¿Se acercará alguno de ellos vistiendo peluca y lentes oscuros a la hora del almuerzo? Difícil saberlo, pero no sería de extrañar.

hamburguesa_diabloMi opinión: Rechazar la tentación por miedo a caer en ella no es argumento suficiente. Aunque McDonald’s no entra en mi opciones, quien quiera comer hamburguesas debe tener el derecho a hacerlo. PERO también tienen el derecho a saber todo lo que hay dentro de esas hamburguesas y las consecuencias para su salud.

Además, todas las cadenas deben hacer más por mejorar la calidad de sus ingredientes, ofrecer opciones realmente saludables y aliviar el impacto ambiental de sus operaciones. Y ni hablar de limitar el mercadeo a los niños, una de las prácticas más perversas que han realizado en el pasado.

Pero no por prohibir un McDonald’s se van a resolver los problemas de obesidad. Este es un tema de corresponsabilidad. Acá conviene abrir la boca para pedir mejores prácticas… y cerrar la boca para no comer en exceso.

Y si te quedó la pregunta sobre cuáles eran los otros 3 poblados donde la gente vive saludablemente más allá de los 90 años, la respuesta es Okinawa en Japón, Cerdeña en Italia y Nicoya en Costa Rica.

Y tú, ¿qué piensas? De poder hacerlo ¿prohibirías un MacDonald’s en tu comunidad?

 



Deja tus comentarios aquí: