10 cosas que debes saber cuando tienes hijos varones

Dicen que el instinto materno no falla. Y en mi caso fue así: en mi mundo ideal de Susanita quería tener la “parejita”, pero una voz interior siempre me dijo que sería mamá de varones.

Recuerdo que mi esposo y yo estábamos en Cancún de vacaciones cuando un malestar desconocido se apoderó de mí. Al cabo de una semana, verificamos lo que era un hecho: estaba embarazada.

Y ahí vino mi primera certeza. Con la prueba casera positiva en la mano, le dije a mi esposo «tendremos un varón» y él me miro con cara de «ahora es adivina».

7 meses después nació MiniSpiderman -como cariñosamente le digo en twitter a mi hijo de 4 años-. Cuando salí embarazada por segunda vez,  yo imaginaba que algún día una pequeña me acompañaría a la peluquería, pero mi voz secreta me decía es otro varón. Y nació, Moreno mío, como conocen en las redes sociales a  mi hijo de 13 meses.

Así que en estos años de ser mamá de 2 varones he descubierto algunas cosas:

  1. Cuando tienes un hijo varón conoces al verdadero «hombre de tu vida» o si lo prefieres al príncipe de tu propio cuento de hadas.
  2. Los varones son cariñosísimos con mamá (y no es que las niñas no lo sean, pero es que un varón se desvive por ti).
  3. Si estás en la calle, llevarlos al baño no es motivo de estrés porque pueden hacer pipí en cualquier parte (es más, les encanta). En casa, debes aceptar que mientras aprenden a “apuntar” siempre hay que secar el WC después que lo usan.
  4. Los superhéroes como Spiderman, Ben 10, Hulk, Capitán América pasan a formar parte de tu día y muchas veces terminas siendo la heroína de la historia.
  5. Sus juegos son bruscos: les encanta saltar, correr, treparse en tu espalda cuando te agachas o brincarte encima. Pocas veces lograrás que se sienten a colorear.
  6. Hay que aceptar que alguna vez terminarás en la emergencia de una clínica porque se lanzarán a toda velocidad con la bici por una bajada o se caerán mientras tratan de mirar el cielo al “volar” en el columpio.
  7. Sólo usas tacones cuando sales sin niños porque correr con ellos, ayudarlos a treparse en el parque o jugar carritos en el piso, sólo es posible en tenis.
  8. Desde bebés les encanta jugar con su pene, lo que es muy natural y les causa mucha gracia.
  9. La complicidad que crean con papá es uno de los vínculos más hermosos que jamás verás.
  10. Dormir con ellos es lo máximo porque siempre quieren abrazarte.


Deja tus comentarios aquí: