10 hábitos saludables para cuidar la mente

El dicho “la felicidad comienza dentro de nosotros” no podría ser más cierto. No puedes esperar que aparezca por parte de alguien o algo, si no que debes encontrarla por ti mismo.

¿Qué sucedería si tan solo pudieras sentirte un poco más motivado, con más energía, o más feliz que ahora mismo? Buenas noticias: Hay una serie de acciones que puedes comenzar a realizar para mejorar tu felicidad. Son unos pequeños ajustes en tu medio ambiente y en tu forma de interactuar con él. Piensa en ellos como en el paquete de inicio hacia tu felicidad:

  1. Mantén un espacio de vida limpio

La limpieza en tu vivienda o en el lugar donde suelas vivir causa un gran impacto en tu mente. Cuando tu espacio está claro, tu mente también lo estará. Hay personas que puedan defender el desorden de su habitación comentando que fomentan su “creatividad”, pero la realidad es que si logran ordenar su espacio, su imaginación aumentará y se convertirá en una persona más feliz.

  1. Desecha de las cosas viejas e innecesarias

Realiza esta acción seriamente. Sé que puede parecer duro, pero una vez realizado te sentirás mucho más libre. Incluso te darás cuenta de que los recuerdos del pasado solamente es necesario que permanezcan en la memoria. Mantén solamente aquellas cosas que son realmente significativas o que realmente son necesarias en tu vida.

Si por ejemplo has realizado diferentes obras de arte, pintado cuadros o escrito relatos, igual es importante que los guardes. Para mí son importantes, ya que me recuerdan los momentos buenos del pasado, cuando me imaginaba que llegaría a convertirme en artista.

  1. No gastes en cosas que no quieres o necesitas

Si estás gastando dinero en cosas pequeñas que no necesitas realmente, la emoción de poder comprarte algo bonito va a perder su significado. Sentirás que estás en un caos financiero. Lo mejor es que seas práctico a la hora de pensar en qué invertir tu dinero. De esta forma nunca te sentirás culpable.

  1. Elige a la gente que está en tu vida

Mantén a las personas que te permitan ser auténtico, como tú eres. No debes ser complaciente con aquellas personas que no quieres en tu vida, no les dediques tiempo ni pierdas energía mental que pueda repercutir en tu estado de ánimo.

Esto te ayudará a retener una gran cantidad de energía positiva, y por lo tanto, tendrás más que ofrecerle al mundo que te rodea.

  1. Come saludable

Este punto no se centra en mantener una dieta determinada, si no en incluir comida saludable y nutritiva en tu día a día. Los alimentos no solamente nos proporcionan la energía que necesitamos para vivir, también desempeñan un papel principal en la creación de tejidos de nuestro cuerpo.

De esta forma, disfrutar de alimentos indulgentes también forma parte de una comida saludable. Lo que debes mantener es una actitud de equilibrio hacia este hábito. Puedes comenzar a reconocer aquellos alimentos que causan daño a tu organismo y aquellos que producen un impacto saludable.

  1. Ejercicio

La liberación de endorfinas, procedentes del ejercicio, es una vía rápida directa hacia la sensación de felicidad. Realizar ejercicio de forma regular te ayudará no solo a encontrar la felicidad, si no a sentirte más cómodo con tu cuerpo y orgulloso de las cosas que puedes llegar a alcanzar.

  1. Participa en tus pasiones

Trabajes en lo que trabajes, busca siempre tiempo para tus pasiones. No solo garantizarán tu buen humor, también te ayudarán a focalizarte en aquello que podría ser la carrera de tus sueños. Incluso si no piensas en tus aficiones a nivel profesional, deberías priorizarlas.

Te aportarán mayor inspiración y un sentimiento de plenitud mental. Esto tiene grandes impactos en otras áreas de tu vida, a pesar de que no te conviertas en un músico famoso.

  1. Limpia o rellena tu calendario

Tener mucho o poco que hace puede disminuir tu salud mental. Si estás demasiado ocupado, no tendrás tiempo para dedicarte a ti mismo. Esto evitará que te conozcas como persona y que aprendas a crecer.

De la misma forma, si no tienes mucho que hacer, vas a comenzar a pensar en todas las cosas de tu vida hasta llegar a definir que te va a ayudar a florecer.

Crea un horario que te haga sentir equilibrado, productivo e inspirado.

A veces puede que te sientas abrumado y otras aburrido, pero está bien. Necesitamos ambos extremos para saber cuándo parar y reflexionar y cuando la vida nos está incitando a levantarnos y comenzar un nuevo movimiento.

  1. Rellena tu vida con cosas que sean significativas

Si algún día te apetece comprar un libro, una prenda o una planta para tu jardín, puedes hacerlo. Sin embargo, céntrate en recordar que lo importante para construir una vida feliz no se basa en coleccionar cosas si no en disfrutar y apreciar más el mundo que te rodea. Ser un amante, no un acaparador.

  1. Practica yoga

Yoga es uno de los ejemplos más claros de trabajo hacia dentro, desde la propia mente. Cuando lo practicas no tienes que reflexionar sobre tu camino en la vida o las diferentes formas para ser feliz. No tienes que pensar en absolutamente nada.

Solamente debes prestar atención a la práctica (algo así como, “Quiero hacer más yoga”), focaliza tu energía física hacia la intención y permite que tu cuerpo realice el trabajo. Se centra en el momento presente, por lo que lo único que tienes que hacer es mostrar una sonrisa a la vida y entregarte a la experiencia.



Deja tus comentarios aquí: