11 secretos de los grandes líderes

Cuando escuchamos hablar de líderes, es posible que lo primero que se nos venga a la cabeza sean grandes personalidades a lo largo de nuestra historia. Pero no son los únicos. El concepto de liderazgo ha mutado y se ha adaptado a las necesidades de nuestra realidad, así un emprendedor, un dueño de empresa, el representante de una comunidad, y una larga lista de etcéteras, pueden convertirse en personas influyentes y promotoras del cambio, son personas que tienen un impacto positivo en nuestra sociedad.

Pero, ¿cuáles son las claves que distinguen a estas personas que resaltan en características y voluntad? Te compartimos esta lista que hicieron en el portal de Inc.:

  1. Autenticidad y transparencia: No hay espacio para las mentiras, ni como persona ni con tu marca. En este mundo conectado con Internet, con tantas formas de encontrar y registrar información, estás altamente expuesto. Cualquier desliz podría derrumbarte.
  2. Tu marca (o tu proyecto) es tu reputación: Lo bien que marche y guíes cualquier proyecto que emprendas, hablará con creces de ti. Siempre trabaja enfocado, con objetivos claros y de forma coherente. Haz de tu empresa una ventana para mostrar al mundo tus capacidades.
  3. Sé social: Para ser un buen líder, necesitas ser comunicativo y visible, cercano y atento con las personas que te rodean, ya sean empleados, clientes o colegas. Esto también incluye aprovechar las redes sociales para comunicarte con el público.
  4. Colabora: Comparte y trabaja en conjunto ideas, proyectos, negocios, es un punto obligado en la forma de liderar en el mundo actual.
  5. Nos descartes ninguna opción de empleados: La realidad del mercado laboral actual apunta a nuevas figuras como los freelancers, asesores o expertos. Aprende cómo puedes utilizar esto a tu favor, y construye una red sólida de personas trabajando a tu lado. Seguro cada uno de ellos tiene muchas cosas que aportar a tu empresa y tú, como líder, te beneficiarás por haberle dado esta oportunidad.
  6. Interconexión es libertad: Antes, los líderes controlaban la conversación. Ahora, gracias a las redes y el correo electrónico, podemos tener un feedback fluido y constante para saber del trabajo, pero también de los sentimientos, necesidades y aspiraciones de los empleados. Escúchalos con atención y canaliza sus temores, esto fortalecerá la relación y tu figura al mando.
  7. Empresas sin jerarquías: Si quieres conducir una empresa del modo tradicional, es probable que no te vaya bien. Las organizaciones se están volviendo más planas y más colaborativas, compartiendo tareas y éxitos. Pero si logras conseguir la dinámica ideal, tus trabajadores se sentirán cómodos contigo al frente.
  8. Vida en comunidad: Ya lo hemos dicho en otros puntos, las empresas existen en la medida en la que sus empleados pueden sentirse bien y atendidos. Cultivar una comunidad, más que una nómina, anima a la gente a trabajar bajo una visión y objetivo en común.
  9. Bajarse del pedestal: Sé más asertivo y cercano con tus empleados, puedes imponer autoridad pero a partir de escuchar sus necesidades. Reconoce vías de comunicación y está al tanto de todo lo que sucede.
  10. Un punto de distinción: Hay mucha información, muchas ofertas de empresas dedicadas a un sinfín de tareas. Pero, ¿cuál es el atributo que te distingue y puede ser aprovechado en tu empresa? Conviértete, a través de tu marca, en un experto; esto aumentará tu rango de influencia.
  11. Todos pueden ser líderes: El liderazgo es una habilidad nata. Si tienes ese don, entonces cultívalo y trabaja para mejorar. Motiva a tus empleados para que también aprendan a sacar lo mejor de sí mismos, seguro esto se reflejará en el trabajo que hacen.


Deja tus comentarios aquí: