2019: Crecer desde adentro hacia afuera

Crecer desde adentro hacia afuera

La época de Navidad para muchos es una época de reflexión, de bondad, las personas son más caritativas e incluso más amables, dejan de ser tacaños para dar, de ser antipáticos para sonreír, hasta el más grinch se contagia del espíritu de la navidad.

Es un buen momento para el cambio espiritual y sincero, porque se espera la llegada del niño Jesús, El Salvador, quien te invita a ser honesto contigo mismo y llevar a cabo esos cambios con firme propósito desde adentro hacia afuera, creciendo en amor contigo y con los demás.

Es por ello que la Navidad es un buen tiempo para pensar, analizar cuáles aspectos de nuestras vidas podemos cambiar para mejor, para observar nuestro entorno y desechar todo aquello que nos perturba o que no nos permite crecer y ser mejores personas.

Por ejemplo, para la iglesia católica existe el  tiempo de adviento, tiempo de preparación para el nacimiento de Cristo, y se celebra los cuatro domingos más próximos a la natividad. Es un tiempo de reflexión y perdón, por lo que representa una buena oportunidad para el cambio profundo y honesto de nuestras vidas ayudándonos a planear y plantearnos nuevas metas.

Para poder llevar a cabo estas intenciones, debemos ser transparentes con nosotros mismos, sobre todo en nuestras debilidades y virtudes para poder mejorarlas y utilizarlas para alcanzar nuestros propósitos.

Los propósitos no son más que objetivos que queremos alcanzar, para lo cual necesitamos de un plan estratégico que nos permita el desarrollo de los mismos, identificando nuestras deficiencias y mejorándolas.

Una amiga compartió conmigo algunos de sus propósitos para el 2019, entre los cuales se encuentran;

  • Mirar siempre de frente, ser más segura de sí misma.
  • Sonreír más.
  • No criticar.
  • Identificar y aprovechar oportunidades.

A mí me gustaron mucho, porque ella ya es una persona muy optimista y espiritual, así que estoy segura que logrará sus metas. Ahora bien, ¿qué  debería hacer para alcanzarlas además de establecer sus metas?:

  1. Identificar tus deficiencias y mejorarlas.
  2. Los propósitos deben combinar, es decir, ser congruentes entre ellos, normalmente tenemos más de un objetivo.
  3. Conectar con tu ambiente. Si no te gusta tu trabajo o universidad, por ejemplo, no podrás lograr tus metas.
  4. Ser flexible, porque no todo saldrá siempre como quieres.
  5. Sacar provecho de las dificultades y continuar con optimismo.

Cuando eres capaz de conocerte a ti mismo, suele ser más fácil identificar cuáles han sido tus errores y corregirlos con mayor facilidad, esto te permite crecer de adentro hacia afuera, como un tornado y arrasar con todos los obstáculos que te encuentres en el camino para lograr tus metas.



Deja tus comentarios aquí: