3 claves para manejar el enojo

¿Estás preocupado por la manera en que el enojo te controla? ¿Estás buscando un remedio para el enojo? Te explicamos de donde viene y cómo manejarlo. 

El enojo: cómo manejarlo

Sin importar la cantidad de veces en que te diste cuenta de que enojarte no es bueno y te propusiste no caer en el enojo nuevamente, cuando la emoción viene no la puedes controlar.

Desde la niñez nos han enseñado que «no debemos enojarnos» pero la pregunta es: ¿Cómo no enojarse?, ¿Qué hacer cuando esta tormenta de emociones viene?

Entendamos la raíz del enojo y simples consejos para que puedas manejarlo.

Entendiendo el enojo

En general las personas que son perfeccionistas tienden a enojarse con más facilidad. ¿Has notado que cuando ves imperfección alrededor tuyo no puedes aceptarla? Cuando alguien comete un error, tu enojo se levanta como una ola y vuelve a bajar, dejándote sacudido y muchas veces arrepentido. El enojo es un deseo rígido en tu mente de que las cosas sean de una determinada manera.

Hay tres factores importantes a tener en cuenta para manejar el enojo:

Factor 1. Agitación en el cuerpo y la mente

Si frecuentemente te invade una sensación de incomodidad e irritabilidad, es posible que sea bueno cambiar ciertos hábitos en tu vida:

  1. Aliméntate con mayor cantidad de vegetales, frutas y legumbres, evita o reduce las carnes. No saltees comidas.
  2. Haz un ayuno de jugos por un día si es necesario.
  3. Duerme ocho horas al día (menos del 10% de la población necesita menos de ocho horas).
  4. Haz ejercicio diario: el yoga es ideal para eliminar la agitación del cuerpo y la mente.

Factor 2. Impresiones del pasado: sin motivos aparentes solemos caer en el mismo patrón de enojo

Remedios:

  1. Las técnicas de respiración como el pranayama y bhástrika ayudan a borrar las impresiones negativas del pasado.
  2. La meditación nos ayuda a «resetear» nuestra memoria para poder tomar las situaciones serenamente.

la foto (21)

Factor 3. Falta de consciencia o aceptación de las imperfecciones o errores: baja tolerancia hacia las situaciones o personas

Remedios:

  1. En el momento en que veas una imperfección que puede disparar tu enojo, ten la costumbre de evitar decir o hacer algo por 30 respiraciones profundas.
  2. Recuerda la cantidad de veces que tú también te has equivocado en el pasado.
  3. Reflexiona: ¿Lo que dirás o harás mejorará la situación o la persona en el largo plazo?

Esto no significa que no puedes enojarte, si el enojo viene obsérvalo pero no dejes que tus acciones sean guiadas por esa emoción. Recuerda que, como indica el principio de la física, todas nuestras acciones tendrán una reacción. Si queremos cosechar alegría también tenemos que sembrarla.

Es muy difícil manejar nuestra mente de forma directa. La respiración es una aliada fundamental que te ayudará a lograrlo. Si quieres conocer más formas para lidiar con el enojo y otras emociones negativas puedes hacer click aquí.

 



Deja tus comentarios aquí: