3 formas -además de tomar café- para disminuir el sueño

3 formas -además de tomar café- para disminuir el sueño

Cuando se quiere disminuir el sueño y adquirir energía, las personas suelen pensar en café o en algunos tés, sin embargo, existen otras maneras de proporcionar la energía suficiente para acabar con el sueño.

Comer avena: Ideal para recargar esas energías perdidas por una mala noche, este cereal posee una alta cantidad de nutrientes, pero lo esencial es su gran carga de carbohidratos complejos -59,8 gramos por 100 gramos de avena-, que además de proporcionar energía, son de lenta absorción en el estómago, por lo que tu cuerpo pasará varias horas adquiriendo carbohidratos y tendrás energía durante más tiempo.

Igualmente, la avena tiene una buena porción de proteínas así como de vitaminas del complejo B que aportarán energía a tus músculos para resistir mejor las tareas diarias.

Ducha fría: Un baño de agua fría activa a cualquiera, y es que las bajas temperaturas incrementan la circulación sanguínea por lo que aumenta la energía del cuerpo, además, las personas suelen bañarse con agua caliente, lo que genera somnolencia y relajación, terminando por dar más sueño.

No es necesario tomar una ducha completa con agua fría, será suficiente dedicar los últimos 30 segundos en mojarse todo el cuerpo con agua fría para generar el efecto.

Chocolate negro: Además de ser adorado por todos, el chocolate también es un aliado al momento de brindar energía, no obstante, es necesario que cumpla con tener un mínimo de 46% de cacao, para obtener los verdaderos beneficios del chocolate.

La feniletilamina, un componente del cacao, sirve como estimulante del sistema nervioso, generando la sensación de euforia, igualmente, posee triptófano, lo que da lugar a la secreción de la ‘hormona de la felicidad’ llamada serotonina; estos dos componentes del chocolate ayudan a inhibir el sueño y aumentar la sensación de energía en el cuerpo.

Sin embargo, la mejor forma de disminuir el sueño durante el día es pasar una buena noche en la que se duerma entre 7 u 8 horas, respetando los mismos horarios para dormir y despertar, además de hacerlo en un lugar en silencio y con nula iluminación para no interferir el sueño.



Deja tus comentarios aquí: