3 formas de acabar con tu salud

3 formas de acabar con tu salud

¿Cuántas veces has dicho “mañana empiezo la dieta”? Muchas, seguramente. Tener una alimentación saludable es vital para nuestro salud. Tener una dieta no significa morir de hambre. Tener una alimentación balanceada implica el consumo adecuado de los distintos grupos alimenticios, suficiente hidratación, menos excesos y disminución del consumo de comida chatarra. Hoy te presentamos 3 de los malos hábitos más comunes que, aunque parezcan inofensivos, ponen en riesgo tu salud:

Paso 1: Consumir poca agua

Dejarse seducir por el agua saborizada, refrescos y jugos es más común de lo que piensas. Si crees que estas bebidas tendrán el mismo efecto que el agua en tu organismo, lamentamos decirte que esto es totalmente falso. Al reemplazar el agua por este tipo de alimentos sustituyes el líquido por grandes cantidades de sodio, azúcares y calorías. Recuerda que más del 70% de tu cuerpo está compuesto por agua. Algunos especialistas recomiendan que el consumo aproximado de agua diario debe ser, aproximadamente de dos litros. ¡Ojo con esto!

Paso 2: Consumir muchas calorías

La ingesta de calorías no es dañina para el organismo. Lo que afecta a la salud es su consumo excesivo. Estas unidades son las que permiten que el cuerpo tenga la energía necesaria para desarrollar sus actividades cotidianas. Como medida aproximada, un adulto debería consumir entre 1.500 y 2.500 calorías por día. Si se consume más de la cuenta, el cuerpo podría acumular la cantidad sobrante en forma de grasa y, por tanto, causar obesidad.

Especialistas coinciden en que el consumo desmedido de calorías no solo aumenta la grasa corporal; también afecta al cerebro y el rendimiento diario del individuo. Como indican en el portal web Alimentación Sana, para no sufrir desequilibrios ni en peso ni en nutrientes, las calorías deben consumirse con cierta organización. Ellos recomiendan que los hidratos de carbono deberían representar el 50% de la energía total, las grasas no debería superar  35% y las proteínas deben aportar el 15%.

Paso 3: Saltar las comidas

El factor tiempo influye muchísimo cuando se habla de alimentación, tanto en la elección de los alimentos como en la hora destinada a la ingesta de comidas. Por ejemplo, ¿cuántas veces se te ha pasado la hora de comer por andar ocupado con las labores del hogar o en la oficina? Otro factor que influye es el falso rumor de que si dejas de comer podrás adelgazar. ¡Al contrario! Podrías aumentar de peso y, lo que es peor, causar daños irreversibles a tu salud.

Como indican en el portal web Alto Nivel, la costumbre de omitir alguna comida del día afecta el organismo de distintas maneras. Por una parte, este hábito podría originar gastritis, colitis, intolerancia a la glucosa y, en casos más graves, diabetes. Por esta y muchas otras razones, debes cuidar lo que comes, dejas de comer y también el horario en que lo haces.



Deja tus comentarios aquí: