4 señales silenciosas de que no estás durmiendo lo suficiente

El descanso es una necesidad básica del cuerpo humano. Cada día debemos dedicar unas horas de sueño, para poder regular nuestros biorritmos y poder enfrentar cada día con la mejor energía, junto a una buena alimentación. ¿Cuántas horas de sueño necesitas por día? Eso dependerá de tu edad y de tus necesidades. Pero eso, sí. Nunca deberás ignorar la importancia de esto en tu rendimiento.

¿Estás cabeceando a media tarde y andas con el contador de energía bajo antes de terminar tu jornada? Te contamos cuatro razones que te ayudarán a detectar si estás cumpliendo tu ciclo de sueño, señales de que tu mente y tu cuerpo se agotan en secreto y que seguro no te imaginabas.

 

  1. En la punta de la lengua: Aunque los científicos no dan con la causa exacta de la relación del déficit de sueño con esta incapacidad para recordar rápidamente nombres, situaciones o ciertas referencias, ciertamente es una señal que pudiera prender las alertas. Hasta ahora, creen que se debe a fallas de comunicación entre las neuronas al momento de hacer sinapsis, ha explicado Nancy Foldvary-Schaefer, director del Centro del Sueño de la Clínica Cleveland. Recuerda que los problemas de estrés o neurológicos pueden impactar en tu memoria.
  2. ¿Se encogieron los pantalones?: Cuando andas falto de sueño, te provocan comida chatarra o cargada de azúcar con la esperanza de que te mantenga despierto el tiempo suficiente antes de llegar a casa. Esto se traduce en calorías y en un aumento de peso que ahora podría justificar por qué te están costando entrar en tu ropa. En un estudio de 2013, los investigadores de la Universidad deBerkley utilizaron escáneres cerebrales en personas con falta de sueño para demostrar que los alimentos con alto contenido calórico aumentan la actividad en las zonas que controlan su deseo de comer. Al mismo tiempo, la falta de sueño reduce la actividad en la corteza frontal, la región que regula la toma de decisiones racionales. Eso podría ayudar a explicar por qué la investigación presentada en la reunión anual de la Endocrine Society de 2015 encontró que los sujetos con sólo 30 un déficit de unos 30 minutos de de sueño (lo que significa un promedio de 30 minutos menos de sueño durante la semana que los fines de semana) fueron 17 por ciento más propensos a ser obesos.
  3. Tu ciclo menstrual ha sufrido cambios bruscos: Las hormonas que regulan el ciclo menstrual actúan de acuerdo a los ciclos circadianos. Si estás perdiendo sueño todo el tiempo, esto sin duda provocará un margen de impredicibilidad. Por otro lado, ten en cuenta que los períodos irregulares también están relacionados con el estrés, fibromas o condiciones específicas que deben ser revisadas regularmente con tu médico.
  4. ¡Qué dolor!: Un estudio de 2012 encontró que los participantes que dormían unas 10 horas durante cuatro noches resistieron 25% más a un estímulo doloroso que aquellos quienes tenían un ciclo de sueño más corto. Lo que sugiere que menos horas de sueño provocan una reducción en el umbral del dolor. Es posible que la falta de sueño aumente la inflamación en ciertas zonas del cuerpo, un factor conocido por el dolor. Los investigadores creen que también se aplicarían a las condiciones como dolor en las articulaciones. Factores psicológicos como la depresión pueden ocasionar que el dolor sea más agudo. Siempre consulta con tu médico sobre cualquier dolor para determinar la causa.

¿Sientes alguno de estos síntomas regularmente? Comienza a revisar tus hábitos y siempre, siempre, acude a tu médico ante cualquier situación irregular con tu cuerpo.

Con información de The Huffington Post.



Deja tus comentarios aquí: