5 aclaraciones sobre el Tantra

Ya sé que poniendo la palabra tantra en el título del post me aseguro muchas visitas. De todos modos, mi motivación para este artículo no es aumentar mi popularidad sino intentar aclarar, al menos algo, del malinterpretado sentido del concepto ‘tantra’ en Occidente, generalmente ligado al sexo. Vamos a ello:

  1. La traducción literal de la palabra sánscrita tantra es ‘urdimbre’, ‘telar’ o ‘red’ y hace referencia a que todo en este universo está unido, o como explica el indólogo Georg Feuerstein, “tantra es continuidad… entre el proceso del mundo y el proceso de la iluminación”. Es decir, al contrario de otras escuelas más ‘ascéticas’, el tantrismo postula la sacralización de todos los aspectos de la vida, lo cual incluye, como dice el escritor Álvaro Enterría, la “divinización de los sentidos para controlarlos y acceder así a estados más elevados de consciencia”.
  2. Tradicionalmente hay dos escuelas tántricas básicas: la de la “mano derecha” (dakshinamarga), más ortodoxa, y la de la “mano izquierda” (vamamarga), que es minoritaria y utiliza métodos de ruptura social con el objetivo de la auto-trascendencia, incluso a costa de convertir a sus practicantes en parias para la sociedad. Según la escuela tántrica correspondiente, estas prácticas ‘transgresoras’ pueden ser simbólicas o literales.
  3. Entre las prácticas milenarias y esotéricas más difundidas del tantrismo se encuentran los rituales (pūjā), la visualización de yantras, la repetición de mantras o la realización de gestos simbólicos con el cuerpo (mudrā). Asimismo, la escuela de la “mano izquierda” puede incluir prácticas que, en la tradición ortodoxa, son consideradas tabúes o poco adecuadas para la búsqueda espiritual como comer carne o pescado, beber alcohol o tener relaciones sexuales.
  4. El Tantra es muchísimo más que sexo, aunque es verdad que existen ritos tántricos que incluyen el sexo, siempre con una finalidad de trascendencia espiritual. En cualquier caso, esta práctica de la llamada “sexualidad sagrada” siempre estuvo restringida “a una muy pequeña minoría” de hombres que, además de ser iniciados, habían llegado a un “efectivo control de sus pasiones”.
  5. Cuando las tendencias modernas y occidentales reducen el Tantra a un tema sexual, se están confundiendo con las enseñanzas del Kāma Shastra, es decir las ‘artes eróticas del hinduismo’, que son apenas una ínfima parte del Tantra Yoga. De todas formas, estas ‘artes eróticas’ son utilizadas en la mayoría de los casos desde un punto de vista metafórico y no literal, con la intención de reflejar y despertar en el aspirante espiritual sincero la permanente y esencial unión entre las energías masculinas y femeninas que dan vida a este universo.

 



Deja tus comentarios aquí: