5 consejos para ayudar a los niños que no quieren estudiar

5 consejos para ayudar a los niños que no quieren estudiar

No todos los niños aman estudiar. Para algunos es una tortura. Infinidad de padres se quejan porque a sus hijos todo les da igual o les cuesta muchísimo sentarse a realizar sus deberes escolares.

Incluso a los niños que les gusta estudiar, puede resultarles difícil motivarse tras un receso, como las vacaciones, las fiestas patrias, las navidades o un reposo médico.

Cualquiera sea el caso, a continuación te ofrecemos algunas ideas para que ayudes a tus niños a sentirse motivados frente al estudio. Así podrán enfrentar con mayor facilidad este reto y para ti también será más sencillo:

  1. Hay que tener claridad sobre cuál es el problema

Siempre es importante tener muy claro si nuestros hijos están desmotivados o tienen dificultades para el aprendizaje. Un simple problema de visión puede hacer que para los niños sea complicado estudiar y se resistan a realizar sus deberes escolares. Es vital estar atentos también con los cambios repentinos. Un niño que de pronto muestra desmotivación ante el estudio, puede estar reflejando algún conflicto familiar o escolar.

  1. Debemos conocer bien a nuestros hijos

No todos los niños son iguales, ni tienen los mismos intereses o destrezas. Puede haber niños a los cuales las tareas de artes plásticas, por ejemplo, se les dificulten más que las de matemáticas. Ahí es donde los padres deben poner su cuota extra de motivación. Quizá sea productivo que los dejes solos con las materias que se le facilitan, pero debes ayudarlos con aquellas por las que no sienten interés.

  1. Hay que ser coherentes

Con el estrés del día a día, muchas veces a los padres se nos olvida que nuestros hijos están imitando todo aquello que hacemos. Así que debemos ser coherentes. No puedes exigirle que se motive a realizar un trabajo escolar que no le gusta, cuando tú tienes meses posponiendo la limpieza de un closet porque no te sientes motivado a realizar esa tarea. Es claro para los adultos que el estudio no tiene el mismo impacto que la limpieza del closet, pero para los niños, la lección aprendida es puedo posponer aquello que no tengo ganas de hacer.

  1. Crea buenas condiciones

Los niños que sienten motivación e interés natural para los estudios seguramente harán sus deberes escolares en cualquier rincón de la casa. Pero para aquellos que no es así, es fundamental tener su espacio para ello. Un ambiente que les resulte agradable y cómodo puede ayudarlos a sentirse más animados al momento de estudiar.

  1. Cuidado con las expectativas

Si eres un padre muy exigente, tienes que evaluar tus expectativas. Posiblemente para ti lo ideal sería que tu hijo realizara todos los deberes pendientes de una vez, para tener tiempo libre. Pero quizá eso no le resulte fácil ni agradable a tu hijo. Los niños suelen pensar en presente, no a futuro como los adultos. Así que lo mejor es que te traces metas realistas. Si tú te desesperas, ellos se estresarán y tendrán menos motivaciones para estudiar.

Si te resulta muy complicado y estresante hacer los deberes escolares con tu hijo, busca ayuda con algún profesional que te oriente para que logren tener buenos hábitos de estudio.



Deja tus comentarios aquí: