5 consejos para motivar a los niños a lograr sus sueños

Los hijos son esas personitas que llegan a la vida de una mujer y un hombre a darle un giro de 180 grados. Con ellos aprendemos a ser niños de nuevo, conocemos el amor incondicional y nos atrevemos a reinventarnos. En síntesis, nos hacen mejores personas.

En este punto, les pregunto: ¿qué le enseñan ustedes a sus hijos? Les comentaba que cuando somos padres, los niños nos hacen dar el salto hacia lo nuevo, lo inesperado, lo desconocido, y en ese camino de descubrimientos terminamos sorprendiéndonos a nosotros mismos.

En este proceso de enseñanza-aprendizaje, devolvámosles el favor a nuestros niños.

Démosles herramientas de trabajo para la vida para que, sencillamente, mañana sean felices haciendo lo que les gusta.

  • La motivación lo es todo en la vida. Es el motor que nos impulsa a querer dejar una huella en nuestra sociedad. Usemos frases positivas para reforzar en ellos la confianza necesaria que los ayude a creer en lo que sueñan. Para alimentar sus ganas de vivir en movimiento.
  • Pasión, una emoción que los hará mover montañas para lograr todas y cada una de las metas que se propongan. ¿Qué será eso que les gusta hacer tanto que las horas del reloj se escurren como agua entre los dedos? Ayúdalos a descubrir su talento y foméntalo. Dijo el premio Nobel de Literatura, Jacinto Benavente: “Si la pasión, si la locura no pasaran alguna vez por las almas… ¿Qué valdría la vida?
  • Apoyo es necesario para impulsarlos y hacerlos creer que es posible. Sé esa persona que los ayude a desarrollarse sin limitaciones. Tu apoyo incondicional será invalorable y les dará seguridad sobre cada paso que den hacia la consolidación de sus objetivos.
  • Da el ejemplo, ¿estás tú haciendo eso que te apasiona? ¿Te ven tus hijos trabajar por lo que sueñas? Recuerda que tus hijos emularán todo lo que hagas, bueno o malo, entonces, sé su mejor ejemplo. Que te vean dando lo mejor de ti. No importa cuántas veces te caigas, lo realmente importante es que te vean levantarte con una gran sonrisa y con ganas de seguir luchando.
  • Ser perseverante, enséñales que solo de ellos depende qué tan lejos lleguen y qué tanto logren. La perseverancia es una virtud que los hará fuertes y determinados. Hazles entender que si tomaron la decisión, deben mantenerse firmes en sus objetivos, hasta lograr la realización de su proyecto.


Deja tus comentarios aquí: