5 formas de aliviar el estrés

Una cosa que los deportes te enseñan es que tienes que mantener tus ojos en la pelota.

Según estudios, alrededor del ochenta por ciento de las fallas son resultado de no mantener la vista en ella. Lo mismo pasa con la vida. Nos enfocamos en errores pasados, en lo que puede pasar mañana, o en la percepción que tiene otra gente de nosotros. Nos enfocamos en todo, menos en la pelota.

Con cuánta razón la vida deja de ser agradable y hermosa. ¿Cómo no va a ser así? Si buscamos la felicidad, la paz y el amor, pero enfocamos nuestra atención en lo contrario, literalmente “no damos pie con bola”.

Tu pelota está en el momento presente y si te enfocas en ella, el 80 % de tus problemas desaparecerán. Tu pasado ya pasó. Tu futuro aún no existe. Lo único real que tienes es este momento y si pones tu atención en él, el mundo cambiará ante ti.

Así que a continuación te propongo cinco formas de aliviar el estrés y vivir el momento presente a plenitud:

1) Respira. Todo comienza con la simple, natural e importante acción de respirar. ¡Pero correctamente! Vivimos en un constante estado de alerta que nos hace pasar los días inhalando y exhalando de manera superficial y entrecortada, sin detenernos a respirar profundamente para sentirnos mejor. Si has visto cómo respira un bebé recién nacido, te darás cuenta de que su forma natural de respirar es muy diferente a la nuestra. Ellos no hiperventilan y no interrumpen su respiración.

Una recomendación fácil de aplicar es que procures respirar inflando el estómago (no el pecho), inhalando y exhalando de forma rítmica en tiempos de tres segundos.

El yoga, las artes marciales y la meditación son buenas formas de aprender técnicas para respirar de manera más natural y efectiva, pero si quieres profundizar en la materia, te recomiendo dos libros: uno llamado Meditación del qigong: respiración embriónica del Dr. Yang Jwing-Ming y otro llamado El tao de la respiración natural del Dr. Dennis Lewis.

2) Piensa menos, confía más. Nada te puede hacer tanto daño como tus propios pensamientos y emociones, así que siempre vigílalos para que no les des rienda suelta.

No se trata de evitarlos. Solo debes dejarlos entrar y salir sin que te afecten y poner tu atención de forma consciente en pensamientos y emociones positivas. Si te peleas con tus pensamientos y emociones, les das más poder.

3) Libérate de los juicios. Nuestra cultura nos ha enseñado a juzgar como un modo de vida. Juzgar es útil para muchas cosas, especialmente para abogados como yo, pero no es útil hacer juicios sobre nosotros mismos u otras personas. Los juicios tienen su origen en la mente, no en el corazón. Y por lo general, los juicios se basan en experiencias pasadas. Un juicio es el pasado distrayéndote del presente.

4) Perdona. Este mundo nunca será perfecto. Siempre habrá gente que quiera hacernos daño, tal como siempre habrá gente a la que nosotros le podemos hacer daño. Sin embargo, somos eternos, somos más grandes que nuestros problemas y solo podemos sufrir en la medida que le demos poder a las cosas que suceden o a la gente alrededor de nosotros.

Perdonar es una tecnología espiritual. No es un regalo para los demás. Es un regalo para ti mismo ya que cuando perdonas te olvidas del pasado, te despreocupas del futuro, te enfocas en la pelota y ganas el partido.

5) Vacía la copa. Todos tenemos una historia. Somos es el resultado de nuestras experiencias y lecciones aprendidas. Y nuestro pasado siempre será importante porque es lo que nos trajo hasta este momento, pero no es bueno enfocar nuestra atención en el pasado, ya que nuestra conciencia es como un vaso. Para poder volver a llenarlo, tenemos que vaciarlo primero.

Esto es algo para lo cual la meditación es una herramienta muy útil, así que te propongo un ejercicio de meditación. Para ello, sólo haz clic en el video y sigue las instrucciones.



Deja tus comentarios aquí: