5 formas de aumentar tu conocimiento

Tanto si trabajas como si te acabas de graduar, cualquier momento puede ser perfecto para seguir aprendiendo cosas nuevas. Incluso, podría llegar a sorprenderte lo divertido que puede ser aprender algo cuando te marcas tus propias pautas y objetivos. Una de mis frases favoritas es “Mantente curioso”.

Existen infinitas posibilidades para aprender algo nuevo y excitante. Si eres una persona curiosa o te interesa algún tema, nunca dejarás de crecer cada día un poquito más ni permitirás que tu cerebro envejezca.

Personalmente, mis principales pasiones las encuentro en la fotografía y en la escritura. Por eso, participo en diversos concursos, me informo detenidamente de diferentes estilos y de cómo realizarlos, para intentar profundizar más y conseguir afianzar mi obra.

Quizás, la parte más complicada sea encontrar ese “algo” que te motive y que te mueva hacia delante. Honestamente, piensa ¿qué es lo peor que podría pasar?

A continuación, expongo algunas de mis formas preferidas de mantenerme informada y seguir aprendiendo cada día más:

  1. Lee. Lee

¿Conoces ese dicho de que las personas con más éxito son aquellas que siguen leyendo? Es completamente cierto.

La lectura no solamente expande tu conocimiento, también mantiene tu cerebro activo. De forma constante estás procesando información, lo que hace que obtengas nuevas ideas, innoves y sigas los pasos adecuados para ello.

Las personalidades creativas necesitan leer, esta actividad es una parte muy importante de su vida. Si estás buscando la inspiración para tu último proyecto de arte, lee una novela. Si por el contrario, estás interesado en crear una nueva historia, lee algún tipo de poesía que fomente la inspiración en tu alma e interior.

Las respuestas a todas tus preguntas están escritas entre las líneas de tus historias favoritas.

Para aquellas personas que no se puedan permitir comprar libros de forma constante, las bibliotecas locales también cuentan con infinidad de posibilidades para poder aprender algo nuevo. Ve solo o con un amigo, e intenta encontrar un autor nuevo cada mes, quizá te lleves una sorpresa.

  1. Habla con un mentor

Aprender de otras personas es una de las formas más efectivas de aumentar el conocimiento. Incluso en el mundo de la tecnología, tener un mentor ayuda a que tus habilidades se mantengan constantes e incluso se perfeccionen.

Ve a tomar un café una vez al mes con una persona relevante para ti, habla sobre el tema que te interesa con el objetivo de saber su opinión. Seguramente, te sorprenderá cuánto puedes aprender de esa persona en tan solo una hora. De la misma forma, ayúdala tú con algo que le interese. Esto permitirá que tu compañero crezca al igual que tú lo estás haciendo.

¿No sabes dónde encontrar un mentor? ¡Pregunta a tu alrededor! Uno de tus amigos podría ser un buen jefe o compañero a quien le encantaría hablar contigo sobre los temas en los que estás interesado. Recuerda: si no preguntas, la respuesta siempre será no.

  1. Toma una clase online

No estoy hablando del tipo de clase online que se parece a la realizada en un colegio o institución. Estoy refiriéndome a clases divertidas, sobre temas que te puedan interesar.

Personalmente, encuentro muy interesante la web de MiriadaX, donde puedes aprender un montón de cosas sobre una gran variedad de temáticas. En español también cuentas con la plataforma Aegi formación, entre otras muchas. En inglés, una de mis favoritas es Skillshare, en donde podrás visualizar una serie de lecciones cortas, separadas en diferentes secciones. De la misma forma, no tendrás que ver toda la grabación si no lo deseas. En todas estas webs, los profesores que imparten las clases son expertos, por lo que proporcionan una serie de directrices que cualquiera puede seguir con el objetivo de mejorar sus habilidades.

A pesar de que pueda parecer más cómodo y fascinante acudir a clases presenciales en nuestra ciudad o localidad, puede ser que el precio no sea el más adecuado a nuestro bolsillo o que el curso que queramos tomar no exista en nuestra área. Por eso, siempre sugiero que lo mejor es buscarlo online desde un comienzo. Hay un mundo entero e increíble esperando a ser descubierto por ti.

  1. Prueba algo nuevo

Otra forma de ampliar tu conocimiento es integrarte en una nueva situación. Dependiendo de la zona geográfica en la que vivas, podría ser más fácil probar un nuevo deporte como el surf o el esquí, todo depende de dónde te encuentres situado. Sin embargo, cosas que podemos hacer todos son ir a una nueva clase de deporte, en vez de spinning, probar zumba o musculación. No obstante, si no te interesa este ámbito, siempre puedes probar a crear un plato de comida que no conocías o ir a clases de pintura o equitación.

Ponerte a prueba ante situaciones a las que no estás acostumbrado ayuda a desafiar tu mente y aprender algo nuevo sobre ello. Nadie te obliga a convertirte en un experto, simplemente a que te diviertas con ello. Puedes aprender lo que quieras, cuando quieras.

  1. No temas preguntar

Esta última cuestión es fundamental: pregunta a todo el mundo sobre cualquier cosa. Pregúntales sobre sus trabajos, sus hobbies y sus intereses. A la gente le encanta hablar de sí misma y sus aficiones. Esto te ayudará a conocerlos mejor y seguramente aprenderás más de una cosa sobre ámbitos desconocidos para ti.

El aprendizaje no tiene que ser una carga. Puede ser realmente emocionante, ayudarte a salir de tu zona de confort y probar cosas que nunca antes habías experimentado. ¡Piensa en todo lo que puedas aprender el próximo mes!

Así que, ¿a qué estás esperando?



Deja tus comentarios aquí: