5 motivos para abrazar un árbol

Hace un par de años escribí un post acerca de lo beneficioso que era abrazar un árbol, y desde entonces no he dejado de hacerlo en cada lugar que visito aquí en Venezuela, y en otros países, buscando contagiarme de esa energía vital y armonía que transmiten.

Algunas personas me decían: «¡Estás loca!». Otras me decían: «¡Yo también quiero hacerlo!». Hoy muchos de mis amigos abrazan árboles por ahí y me envían las fotos, y yo vivo agradecida no solo de que lo hagan, sino de que me tengan presente.

Yo los he abrazado pequeños, grandes, bajos, altos, con flores, frutales, con hojas o sin ellas. Primero el árbol me tiene que gustar. ¡Sí, sabrazando arbolí! Como el amor, así mismo.

Los árboles son seres vivos maravillosos, abrazarlos nos puede llevar a mejorar nuestro estado de ánimo; bajo su sombra y con la brisa podemos meditar. Ahora, la ciencia ha comprobado que abrazar árboles es bueno para nuestra salud. ¡Comprobado! Según este estudio citado en el libro de Matthew Silverstone, Blinded by Science, simplemente con estar cerca ya se obtienen beneficios. Cuando los abrazamos cambia nuestra frecuencia vibratoria y entre otras cosas buenas está la capacidad para aliviar los dolores de cabeza y sus efectos positivos en el trastorno de hiperactividad, enfermedades mentales y la depresión.

Por mi lado te dejo mis motivos y, si te agradan, tal vez puedas buscar uno que te enamore y darle un ¡abrazote!

  1. Me siento en calma: estar sentada bajo un árbol me da paz.
  2. Son cómodos para leer: te dan sombra y si hay una familia completa te aseguro una rica brisa.
  3. Me ayuda a pensar: en mi trabajo debemos ser creativos, muchas ideas se me han ocurrido al pie de un árbol. Según el estudio, la creatividad aumenta en áreas verdes.
  4. Bienestar y salud: según Siverstone sus propiedades vibratorias y la energía que transmiten mejoran nuestra salud y alivian las enfermedades.
  5. Terapia gratis: Con tantos beneficios es de las mejores terapias que podemos conseguir ¡for free!

Siempre invito a las personas a hacer esta terapia de abrazar árboles, sentir su corteza y cómo el viento se pasea entre las ramas. Es totalmente reconfortante y relajante.



Deja tus comentarios aquí: