5 Pasos para convertir tu crisis en tu regalo de vida

5 Pasos para convertir tu crisis en tu regalo de vida

Hemos crecido en una sociedad que nos ha impuesto modelos, paradigmas, formas y maneras supuestamente correctas de hacer las cosas en la vida, como si cuando llegáramos acá nos hubieran entregado el manual perfecto para la vida perfecta. Entonces empezamos a seguir el manual y a hacer paso a paso lo que allí nos indican y sí, vamos alcanzando cosas, vamos siguiendo las instrucciones enfocados en conseguir algo a cada paso que damos y entonces nos encontramos un día con una vida que parece perfecta más sin embargo y paradójicamente no es tu vida, no es lo que tu querías, lo que por misión y propósito te corresponde y lo que realmente hace vibrar tu alma.

Para muchos, éste día llega acompañado de una crisis, un dolor, una pérdida, una enfermedad o como sea que llegue por lo general causa dolor, insatisfacción, frustración y todo lo que se le parece a una crisis existencial. Por lo general te lleva a un punto en el cual te sientes perdido, desenfocado, sin norte, sin opciones y como que de alguna manera te tienes que reinventar y volver a empezar. Y esto pasa porque como has seguido toda la vida un guión que no era el tuyo, el que tu alma traía, pues ella en su infinita sabiduría te permite vivir, experimentar, aprender y un día te llama a lista y te pide que ahora si por favor te dediques a lo que te corresponde, lo que ella necesita de ti para cumplir tu misión.

Así que si estás en una situación similar, has estado o tal vez sientes que se acerca, quiero contarte que yo también estuve ahí, que yo también seguí el guión y que de lo que fue mi mayor crisis en la vida salió mi mejor versión, me encontré con mi verdadero yo, me descubrí y lo mejor aún, me conecté con esa situación para entender cuál era mi real misión y propósito en la vida. Que si hay que volver a empezar, quiero decirte que si, pero también quiero decirte que vale la pena porque ahora es tu guión, tu vida, tu propósito y eso lo vale todo.

Por eso quiero compartirte estos simples pasos que puedes aplicar en tu vida para convertir esa crisis en un regalo y dejar fluir la vida desde allí para que ella te muestre tu próximo paso, el mejor, el tuyo:

1. Agradece la crisis

Bueno sé que suena raro pero sí, hay que agradecer por ella, honrarla y bendecirla con amor porque sea cual sea la situación que la esté generando es para lanzarte de ahí a un mundo mejor. Para que a partir de allí te construyas bajo tu misión y propósito, sin seguir guiones ni papeles y teniendo siempre en tu cabeza que todo pasa, todo fluye y esto, créeme, que también pasará.

Entonces te sugiero que todas las noches empieces a escribir ese agradecimiento a la vida por esta situación, da gracias así no lo entiendas, así hayan lágrimas en tus ojos, así creas que no pasa nada… solo di gracias porque esto me hace grande, me hace mejor, me enseña y me da una nueva oportunidad de vivir como me corresponde y no como yo creía que era. Notarás como una vez empiezan a pasar los días te sientes más ligero, más tranquilo, con más claridad para recibir el paso siguiente, el que le vida te mostrará.

2. Perdona

El perdón va completamente ligado al agradecimiento, porque una vez agradeces la situación, ahora debes comprender que la persona o personas que están involucradas en ella solo son maestros que la vida utilizó para revelarte la situación que estás atravesando y a quienes hay que agradecer por permitir que la vida se manifestara para ti a través de ellos. Pero como les agradeces y ahora eres consciente de ello entonces vas a realizar el mejor proceso, el de dejar ir lo que tengas que dejar ir. Entonces allí estás perdonando realmente porque agradeces y dejas ir, no te atas a nada ni a nadie, simplemente sueltas todo lo esto que te está causando dolor porque lo agradeces y entiendes que está allí para tu crecimiento y evolución y entonces sin darte cuenta has perdonado y de verdad. Ahora no hay culpables, solo maestros, solo enviados de la vida para irte guiando hacia donde te corresponde y solo por eso los vas a honrar y amar.

3. Perdónate

Por permitirte el dolor, el sufrimiento, la angustia, los pensamientos negativos, la desesperanza, la falta de Fe y por sabotearte a ti mismo y a tu alma con su real propósito para ti. Perdónate las veces que cediste el control de tus emociones a otros, a situaciones externas a ti y hazte ahora una promesa de amor, de amor para ti, porque cuando te amas no permites que nada ni nadie sea el dueño de tu vida, de tus emociones ni de tus decisiones. Escríbete una carta como si la dirigieras a alguien a quien deseas perdonar y dile todo lo que sientas, lo que te libera, lo que necesites para desocupar esa maleta tan cargada y para que de ahora en adelante puedas continuar ahora si en búsqueda de ti y en el camino de tu alma.

4. Sonríe

La mejor y más poderosa herramienta que tenemos y vas a notar como ésta se hace de manera natural y espontánea porque como ya has agradecido, has perdonado y te has perdonado entonces vives ligero, tranquilo, confiado y con la certeza de que estás renaciendo a algo superior, que ahora si estás viviendo tu propio guión y aunque aún no lo comprendas es una garantía que la vida te empieza a guiar hacia él y te empieza a mostrar tu camino, el verdadero.

5. Confía

En qué? En ti, en la vida, en tu intuición, en tus sentimientos, en todo…. Solo confía que todo es perfecto, que la vida es perfecta. Y sabes que confías cuando te sientes tranquilo, cuando no hay temor al futuro ni tristezas por el pasado. Sientes que andas ligero y vas paso a paso y un día a la vez. Y allí, desde la certeza de tu alma y la confianza en tu corazón empiezan a aparecer señales, muestras de la vida, opciones. El camino se va ampliando y van apareciendo personas nuevas, experiencias nuevas, aprendizajes nuevos ahora guiados por tu alma y tu intuición. Entonces acá te sugiero volver a la lista de agradecimientos del punto inicial y ahora lo vas a hacer para agradecer cada cosa simple y perfecta de la vida, cada palabra nueva, cada sonrisa en la calle, cada persona nueva, cada pequeña cosa que agradezcas se va a magnificar y se manifestará de una manera mayor para que así, poco a poco la vida te empiece a entregar tu regalo, te guíe hacia tu propósito y puedas ahora entender que esto que parecía nunca acabar, no acabó sino que se transformó y te convirtió en una persona nueva, te volvió a llevar a ti y te mostró que lo que hiciste no estuvo mal, pero que ahora lo puedes hacer mejor y que siempre siempre siempre lo mejor está por venir…. Y ahora está aquí, para ti.

Y lo mejor es que esto lo puedes practicar una y otra vez, cada vez que sea necesario, cada vez que sientas que estás desviándote de tu misión y propósito y cada vez que la vida te lo pida, a veces sin tu permiso, para recordarte que todo está dado para ti y que solo necesitas aceptar, agradecer, perdonar y sonreír.

Recuerda, todo pasa para algo y te garantizo que ese algo siempre siempre siempre será MEJOR.



Deja tus comentarios aquí: