5 señales de alerta que te indican que ese amigo no te conviene

5 señales de alerta que te indican que ese amigo no te conviene

Seguramente en la infancia o en la adolescencia alguna vez tu mamá te dijo que ese amiguito o amiguita no le gustaba porque no era buena influencia para ti, no era muy educado(a), trataba mal a sus padres o quizá solamente porque no le daba buena espina, ya sabes, cosas de madres. A mí me ocurrió en un par de ocasiones, y aunque en ese momento me parecía algo molesto, más adelante entendí que, así mi madre tuviese o no razón, actuaba de esa forma tratando de protegerme.

Cuando somos adultos ya no tenemos a esa persona con la autoridad suficiente como para prohibirnos ver a “ese amigo que está en cosas raras”. Quizá alguna vez tu pareja te lo haya comentado, pero no es como que estás obligado a hacerle caso, y mucho menos si tu relación amorosa es más reciente que tu amistad con la persona en cuestión.

Como adultos, es nuestra propia responsabilidad discernir entre las personas que pueden aportar cosas positivas para nuestras vidas y cuáles es preferible mantener alejadas por nuestro propio bien. El asunto es que en muchas ocasiones ese discernimiento está un poco averiado o nuestros propios sentimientos se interponen en su buen funcionamiento, lo que hace que la gente se involucre con personas que no son precisamente las más recomendables.

Muchas veces esto pasa porque no se tiene un nivel de autoestima óptimo, lo que ocasiona que no se puedan comprender fácilmente las señales de alerta que envían los otros. Si te sientes identificado con esto, échale un vistazo a estas recomendaciones para mejorar tu autoestima.

Se supone que los amigos son aquellas personas que nos apoyan tanto en los buenos como en los malos momentos, nos aconsejan y nos llevamos muy bien con ellos, por lo que podemos divertirnos haciendo cosas debido a los gustos que se tienen en común. Lo que pasa es que las amistades a veces evolucionan de manera que no es saludable, lo que puede llevar a consecuencias bastante graves para la vida de las personas involucradas.

En caso de que tengas la sospecha de que las cosas que está haciendo un amigo o una amiga no son convenientes para ti, lo mejor es que no dejes pasar esta corazonada, ya que, aunque la amistad es perdonar, tolerar y crecer, en este tipo de relaciones las personas pueden influirse mucho entre sí, lo que es contraproducente a veces para los dos, y otras veces es uno solo quien sale perjudicado.

Que hayas llegado hasta aquí en la lectura significa que sí tienes esta sospecha, por lo que a continuación describiremos algunas señales para que puedas analizarlas y tomar cartas en el asunto en caso de que la situación en la que te encuentres resulte positiva a estas alertas:

1.- Tu amigo/a te hace sentir mal por cosas que no has hecho: a veces se cree que esto pasa solamente en las relaciones de pareja, pero también ocurre en las de amistad y normalmente estas personas lo hacen porque conocen el poder que tienen sobre el otro.

En algunos casos lo hacen solo para herir emocionalmente, pero en otros —un poco más graves—, lo hacen para conseguir que la otra persona haga algo que no hubiese hecho en primer lugar.

Por ejemplo, tu amigo te acusa de no querer compartir con él, a pesar de que sabe que la razón por la que no has podido hacerlo es porque tienes un nuevo empleo y sus horarios no coinciden como antes. Para compensarle, te pide que le prestes dinero para que demuestres, aunque sea de esa manera, tu apoyo. Ahí hay un claro caso de manipulación.

2.- Tu amigo/a solo te busca para pedirte favores: es muy común conseguirnos gente interesada en nuestro camino; lo que no es recomendable es contarlos entre tu lista de amigos, ya que solo aparecen cuando tienen alguna necesidad que puedes ayudarles a suplir.

El problema mayor no sería este, sino que en caso de que no puedas hacerle el favor que piden, se molestan y hasta pueden decir cosas hirientes para hacerte sentir culpable.

Los favores no son obligatorios y aunque, como mencionamos, los amigos están para apoyarse mutuamente, también debe existir empatía y tolerancia cuando uno no pueda responder de la manera en que se esperaba.

Otra característica que también alerta de este tipo de amigos es que cuando tú les solicitas algún tipo de apoyo, ellos nunca pueden prestarlo, así sea grande o pequeño o esté completamente a su alcance, puedes notar que no existe la disposición para apoyarte. Es decir, son bastante exigentes, pero ellos no dan.

3.- Eres tú el único que invierte en la relación: todos hemos conocido este tipo de personas en nuestras vidas, o al menos la mayoría. Hay gente que se hace pasar por amigos, y luego cuando ya no tienes el estatus o las facilidades que tenías cuando le conociste, cambian drásticamente, a tal punto que siempre pone excusas para compartir, o si no eres tú quien le busca, la amistad se enfriaría completamente.

Es cierto que hay amigos con los que podemos estar meses sin hablar, y cuando les vemos la confianza sigue intacta y todo va bien, pero eso ocurre porque se invirtió en dicha relación previamente.

Si en esta amistad que tienes en mente mientras lees esto solo eres tú quien busca, llama y trata de integrar a su amigo/a en las actividades y no ves iniciativa por parte de la otra persona, esto puede ser una señal de alerta.

4.- Te has visto envuelto en situaciones problemáticas debido a esta persona: si eres adulto es importante tomar la responsabilidad por tus propias acciones, pero también hay que decir que hay gente con un poder de persuasión bastante respetable, y el problema es cuando lo usan a su favor sin tener en cuenta al otro.

Por ejemplo, en el colegio en muy común que exista algún compañero mal portado que trata de convencer al otro de que se salte las clases. Algunos ceden, otro no, esto depende de la personalidad de cada uno.

Si bien la vida adulta no es como la escuela donde las personas te obligan a hacer cosas, una vez que alguien tiene la confianza de un amigo y le conoce, tiene herramientas para influir en esa persona. Por eso debemos ser muy cuidadosos con la gente a la que dejamos entrar a nuestras vidas.

Si a causa de este amigo/a te has visto envuelto en problemas legales, familiares, personales o de diversas índoles, esto es una clara señal de que algo está ocurriendo, porque los amigos deberían estar para ayudarte a resolver problemas, no para crearlos o ser ellos los problemas.

La lealtad es importante, pero ponerte en peligro o tener que faltar a tus valores por otra persona ya es otra cosa, porque estarías dejando de ser leal a ti mismo.

5.- No se disculpa: si en la relación de amistad eres tú quien debe estar disculpándose constantemente tanto por los errores que cometes, como por los de la otra persona ya que tiene demasiado orgullo para admitir las cosas que hace mal, debes ponerte en alerta.

Cuando una persona no se disculpa y prefiere que la relación se dañe en vez de dar su brazo a torcer, es una clara señal de que la amistad no le importa tanto como quizá dice.

Si la razón por la que sigues con esa amistad es porque te sientes en deuda porque en algún momento esta persona te apoyó o se mostró como un verdadero amigo y de verdad lo aprecias, ten presente que la amistad es algo que se cultiva y se debe mantener, no algo que ocurre una sola vez. Un amigo demuestra su amistad en cada paso del camino.

Si ya no lo está demostrando y está dando las señales anteriores es momento de que te replantees lo que está ocurriendo en vez de solo quedarte en algo que no te hace bien por una deuda.



Deja tus comentarios aquí: