5 tips para no perder la memoria

Cada vez son más las atenciones que le son demandadas a nuestra memoria, ese complejo y maravilloso proceso que nos hace humanos, y que se conoce como la capacidad de recordar.

Nombres, fechas importantes, compromisos, nombres de usuario, claves, preguntas secretas, direcciones, sin hablar de los conocimientos que no siempre es provechoso retener  (“¡Nunca olvidaré lo que fulanito me hizo!”).

Antes de avanzar habrá que hacer la siguiente diferenciación: existe la memoria a corto plazo, que nos hace retener información por poco tiempo que termina por olvidarse si  no la reforzamos o usamos; y la memoria a largo plazo, que demuestra que hemos retenido lo aprendido.

¿Cómo es este proceso de la memoria? Primero se recibe la información, luego se deposita en la memoria a corto plazo; después se filtra y se traspasa a la memoria a largo plazo, y finalmente se graba en ella.

Y ¿cómo podemos ejercitar esta capacidad que, además, es prácticamente infinita? ¿Por qué a veces nos encontramos olvidadizos? La memoria debe ejercitarse como un músculo más. Si no se usa lo aprendido, se puede olvidar. Además, no debemos olvidarnos de la alimentación. Te presentamos cinco pautas que podrás aplicar para fortalecer ese músculo:

1.- Hay que estar bien alimentados, saber respirar adecuadamente, y eliminar hábitos como el tabaco y la ingesta de drogas. Se encargan de borrar la información.

2.- Ingiere los nutrientes adecuados. Además de llevar una dieta balanceada es importante ingerir vitaminas que refuercen la tarea que dichos alimentos cumplen en nuestro organismo, como por ejemplo los de Berocca Boost.

3.- Un niño aprende más rápido porque todo lo que está ingresando en su cerebro es nuevo. Los adultos aplican la llamada –y a veces conveniente- memoria selectiva, que a su vez puede resultar siendo una piedra de tranca: para recordar, entonces, cosas nuevas que quieras retener, asócialas con cosas insólitas. Se asentarán con más facilidad en tu memoria.

4.- Repetimos: la memoria debe ejercitarse como un músculo; ése entrenamiento no sólo corresponde a recordar lo ya almacenado. Debe también llevarse a cabo una rutina de ejercicios de memoria como los que tiene Berocca Boost en su portal para ejercitar las capacidades de tu cerebro que intervienen en los procesos de aprendizaje.

5.- Utiliza, nutre y cultiva tu imaginación: construye imágenes para retener lo aprendido. Mientras más personales sean, más efectivas resultarán.



Deja tus comentarios aquí: