5 Tips para que no te tome el pelo el Profeta de Moda

Es mucho peor un ingenuo que se cree todo, a un escéptico que no cree en nada.

Y para todos aquellos que buscamos verdades, en la red nos encontramos una gran cantidad de estudios que no se hicieron, narraciones de hechos que no sucedieron, opiniones que no se sostienen ante el análisis, canalizaciones que no se sabe de donde vienen y propuestas espirituales que obedecen a intereses de unos cuantos.

Es alarmante la facilidad con la que nos creemos cualquier cosa que nos digan simplemente porque se ajusta a nuestro sistema de creencias o es lo que queremos escuchar. Sin hacer ningún análisis al respecto.

Es imperativo escuchar tu corazón. Los estudios científicos que se han realizado en organizaciones como el Instituto de Matemáticas del Corazón nos confirman que el corazón tienen neuronas y recibe mucha más información que el cerebro; sin embargo, es igual de importante utilizar también la razón junto con el corazón.

 

Desgraciadamente, existe una gran tendencia entre nosotros a leer o escuchar algo en las redes sociales o en la televisión y simplemente tomarlo como cierto sin hacer un análisis al respecto o por lo menos investigar de donde viene esa información.

Para ser libres e independientes, los buscadores de la verdad requerimos equilibrar mente y corazón. Necesitamos intuir, pero también analizar y discernir lo que leemos o vemos, con el fin de obtener lo que realmente nos sirva para nuestra evolución. De acuerdo al Diccionario Real de la Lengua Española, “discernir” significa distinguir una cosa de la otra, señalando la diferencia que hay entre ellas.

Para ello, hay varios principios para discernir la información que nos pueden servir:

  1. Escucha con apertura, pero pregunta e investiga dónde se generó la información, así como quien generó la información o canalización. ¿Quien es el profeta de moda que la está diseminando? ¿De dónde salió? ¿Cómo sientes la energía de la persona? ¿Qué tan preparada o racional se ve? ¿Qué tan bien intencionada parece?
  2. Pregúntate si alguien se beneficia con esa información. ¿Es algo que te servirá a ti? ¿Te permitirá crecer? ¿Te dará mayor poder e independencia?¿O mas bien, es algo que beneficia intereses de alguien más?
  3. Usa la lógica. Si los hechos no hacen sentido, o si simplemente no le encuentras la cuadratura al círculo, es por algo.
  4. Sé honesto contigo mismo. Pregúntate si es algo en lo que tú quieres creer porque te conviene, porque se ajusta a tu limitado sistema de creencias, o bien te sirve para manipular a alguien más.
  5. Siempre usa tu intuición y mantén apertura equilibrada al respecto. ¿Cuándo escuchas esa información se siente bien? ¿Sientes paz y alegría al escucharla? Al final, no se trata de cerrarte sino de equilibrar mente y corazón. Lo más importante es que escuches a tu maestro interior, y no lo que alguien más le convenga.


Deja tus comentarios aquí: