6 recomendaciones para que no cometas autogoles durante tu meditación

6 recomendaciones para que no cometas autogoles durante tu meditación

Es difícil encontrar la calma y el tiempo para meditar. Sin embargo, sabemos que no es imposible. Como sabemos que es una práctica con muchos y sustanciosos beneficios para las personas, estamos decididos a ayudarte a perfeccionarla. O a iniciarla, si es el caso.

De todas maneras, sabes que todo requiere disciplina. La dedicación está subvalorada en muchos aspectos, y sólo si sostenemos nuestros objetivos con voluntad llegaremos al éxito. Es por eso que la dispersión a la hora de meditar no tiene que ser una razón para dejarla.

Sigue estos consejos, y te aseguramos que irás limpiando el camino hacia la consecución de una meditación efectiva:

  1. La ropa que usas puede incomodar. Si es muy apretada o de telas poco amables (como los jeans, por ejemplo) es posible que tu atención se dirija hacia ese aspecto. Trata de usar ropa holgada, o ninguna, si te sirve.
  2. Cansancio extremo. Si sueles estar bajo fuertes regímenes de trabajo, busca empezar a meditar en las horas de la mañana. 30 minutos estará bien. Es lógico que el cuerpo tienda hacia una siesta o hacia el sueño profundo, sobre todo si practicas en la noche después de una ardua jornada laboral. La meditación, por el contrario, busca despertar tu mente en lugar de dormirla.
  3. Barriga llena… Corazón contento, ya lo sabemos. Sin embargo, si empiezas a meditar con el estómago lleno, se hará difícil la concentración, sobre todo si empiezan a producirse sonidos digestivos. Tampoco hay que practicar hambrientos ¿eh?, pero bien vale dejar un poco de espacio para el aire y nuestras respiraciones profundas.
  4. Dudar sobre la práctica. “Esto va a funcionar, sí, me concentro un poquito más, y meditaré”, “¿Lo estaré haciendo bien?”, “Claro, y ahora se supone que me elevo”, y pensamientos por el estilo, matan de entrada toda posibilidad de éxito. Igual que hacerlo porque está de moda. Hay que soltar los prejuicios y las dudas, porque son los principales bloqueos para una meditación agradable.
  5. Falsas expectativas. Muchas veces se cree que la meditación es el arte de controlar los pensamientos. Sin embargo, no busques convocar buenos pensamientos ni rechazar los malos. Trata de relajarte, con apoyo en la respiración, para ser testigo del torrente de pensamientos que se vendrán, sin retener ninguno. Eventualmente trascenderás esos pensamientos y llegarás a un estado de silencio interior.
  6. La respiración. Es lo que nos hace seres vivos, y es a lo que debemos poner mayor atención. Trata de mantener un ritmo de respiraciones fluido, y ya estarás encaminado hacia una práctica exitosa.


Deja tus comentarios aquí: