7 cosas que un padre deprimido puede decir a un niño

Recientemente leía un artículo escrito por Therese J. Borchard, una mujer increíble que al igual que yo es sobreviviente de la depresión y que ahora comparte su aprendizaje tratando de llevar un rayito de luz a todo aquel que sufre este trastorno del ánimo. En el artículo la autora habla acerca del dilema al cual con frecuencia se enfrenta una madre o padre deprimido, y es el hecho de no saber cómo explicar la enfermedad a sus hijos. Aunque una madre pueda ser bastante buena ocultando sus lágrimas, hay momentos en que los chicos hacen preguntas que la mayoría de las veces son difíciles de contestar, como ¿por qué estás llorando?, o ¿mami, qué tienes? ¿estás enferma? ¿de qué?

Sobre este dilema, Therese J. Borchard escribió un libro para niños dedicado a estas preguntas, el cual se titula What Does Depressed Mean? (¿Qué significa deprimido?), una guía para niños que tengan algún ser querido que esté atravesando por un trastorno del ánimo. La autora plantea siete cosas que se le pueden decir a los hijos cuando se está deprimido en un lenguaje comprensible para ellos.

Tu ser querido está enfermo

Explícale al niño con palabras fáciles de entender lo que significa la depresión. Le puedes decir algo como esto: “Probablemente habrás escuchado a alguien decir que tiene un ser querido que está deprimido’, y te has preguntado qué significa eso. Entiendes perfectamente qué significa cuando un amigo se rompe la pierna, o se tuerce una muñeca, o contrae gripe. Pero ¿qué significa cuando alguien está deprimido? La depresión es una enfermedad como cualquier otra. Los mensajeros en el cerebro que llevan las notas de un lado para otro se atascan… es algo así como cuando se supone que tú debes entregar un permiso enviado por tu padre al profesor. Si la nota nunca llega, tu maestro no sabrá qué hacer, ¿cierto? Con la depresión sucede lo mismo. Los mensajes se atascan y la persona comienza a sentirse confundida o triste”.

La depresión es invisible

Una enfermedad que no puede ver puede ser algo extraño para un niño, por tanto entenderla no le será fácil. La autora sugiere utilizar el siguiente símil: “¡La depresión es muy rara porque es invisible! Es como las imágenes ocultas en esos afiches en 3-D. A menos que tengas los lentes 3-D, no las puedes ver. Lo mismo pasa con la depresión. Tu ser querido se ve perfectamente normal, ¿no? Es difícil de creer que él o ella está enferma. Trata de imaginar la depresión como la imagen oculta en uno de estos carteles. Lo que se ve en la superficie, a simple vista, no es todo lo que hay. No es como mirar una manzana, sabiendo que se trata de una manzana. No se puede ver la depresión con los ojos, pero igual es una enfermedad que debe ser tratada”.

no tienes la culpa

Una de los principales efectos que puede tener en un niño el ver a uno de sus padres deprimido, es el culparse a sí mismo por la situación. Cuenta la autora que cuando ella era niña, su madre estaba deprimida y ella solía pensar que era su culpa… que su madre estaba triste porque ella no era tan buena o tan inteligente como ella quería que fuera, o que su madre estaba decepcionada por algo que ella había dicho o hecho. Estaba segura de que la había perturbado, pero yo no sabía lo que hacía”, dice Borchard. Una vez recuperada, su madre le dijo que esto no era cierto en lo absoluto. Dile a tu hijo/a de una manera amorosa: “Esta enfermedad no tiene nada que ver contigo”.

Es sano llorar

Hazle saber al pequeño/a que llorar no tiene absolutamente nada de malo. Decirle algo como: “¿Sabías que llorar hace bien?, ¿qué es tan saludable como comer una buena porción de brócoli o una manzana fresca? Cuando lloras, todas esas cosas feas que están atoradas en algún lugar de tu cuerpo salen a la superficie con las lágrimas. Es como tomar un baño. Pero en vez de limpiar el exterior, estás limpiando tu interior”.

No te lo tomes personal

Es bueno aclararles a los chicos que las personas deprimidas dicen cosas que no quieren decir. La autora sugiere utilizar el siguiente ejemplo: Es como cuando tu profesor no quiere que tú utilices ciertas palabras. La mayor parte del tiempo haces tu mejor esfuerzo, pero hay días en los que sin querer ¡pronuncias estas palabras de todos modos! Cuando las personas están deprimidas, dicen algunas palabras que se supone no deberían decir. Pero ellos no tienen un maestro que los corrija, entonces se frustran porque se sienten mal, así que a veces le gritan a alguien ¡solo porque la persona está en la misma habitación! Trata de no tomarlo como algo personal”.

Aún eres amado

Para los chicos es muy fácil pensar que cuando una persona está de mal humor, significa que él o ella ya no le ama. Sus acciones las lágrimas, los gritos, el mal humortodo esto dice más que sus propias palabras. Es difícil tener presente que la persona todavía le ama, sobre todo cuando sus acciones no reflejan eso. Por lo tanto dile: “Tú todavía sigues siendo amado por la persona que está deprimida”.

La depresión es tratable

Por último déjale saber que hay una esperanza. “¡La buena noticia acerca de la depresión es que se puede tratar fácilmente! A diferencia de otras enfermedades donde existe una alta probabilidad de que la persona nunca vaya a mejorar, la mayoría de las personas que están deprimidas pronto se sentirán mejor. Pueden necesitar un par de semanas, o tal vez incluso unos pocos meses, tomar algunos medicamentos y hacer algunas cosas para sentirse mejor, pero no pasará mucho tiempo antes de que tengan tanta energía como solían tener antes. ¡Hay esperanza! ¡Un montón de esperanza!”.

FUENTE: http://thereseborchardblog.com/



Deja tus comentarios aquí: