7 hábitos de las personas con fortaleza mental

Algunas veces nos sentimos desfallecer ante obstáculos que nos encontramos en nuestra vida, vemos alejadas nuestras metas y se nos dificulta seguir luchando por ello, al punto de pensar en abandonarlo. Por otro lado, hay personas que parecen no tener mayor dificultad para superar cualquier prueba. Eso es fortaleza mental, la habilidad para trabajar duro y responder con resiliencia a los fracasos y la adversidad, la cualidad interna para ir detrás de los objetivos a largo plazo, a pesar del camino que haya que atravesar para ello.

Ahora, ¿es posible trabajar para aumentar nuestra fortaleza mental? Definitivamente, sí. Hoy compartimos estas siete recomendaciones para poner manos a la obra, con las que han coincidido varios expertos.

  1. Actúa siempre como si estuvieras en control total: Mucha gente cree que con un poco de suerte tendrá mayor éxito. Sin embargo, no debes esperar por la suerte, porque puedes empezar por trabajar en aquellas cosas que están en tus manos para ver cómo todo comienza a suceder fluidamente. No gastes tiempo ni energía mental pensando en lo que podría suceder, si es solo un escenario. Actúa, espera los resultados
  2. Deja de lado las cosas que no puedes controlar: ¿Por qué gastar tu fuerza en algo que no se ajusta a ti? Podemos enfrascarnos en temas, situaciones, o gente tóxica que al final del día solo nos hace sentir frustración porque se escapa de nuestras manos moldearlos como queremos. Lo que a ti te importa, no tiene por qué importarle a los demás, y al revés. Identifica tus habilidades y vuélcalas en tu plan de vida; acepta a los otros y date un tiempo para conocerlos, esto te ayudará a crecer y a abrir tu mente a otras formas de ver la vida.
  3. Mira al pasado como un entrenamiento para el presente, pero no te enganches: El pasado tiene valor en la medida en que nos ayuda, con las experiencias obtenidas, a actuar de forma más eficiente en el presente. Aprende de tus errores, aprende de los errores de otros y cuando ya tengas la lección, déjalo ir. ¿Que no es tan fácil? Pues, sí, sabemos que hay situaciones que nos marcan profundamente, pero es parte de tu crecimiento verlo como una oportunidad para ajustar tu vida y seguir adelante.
  4. Celebra el éxito de otros: Si estamos rodeados de gente exitosa, podremos llenarnos con su energía, aprender de ellos y compartir un ambiente agradable. Seguro cuando consigas alcanzar tus metas, también sentirás el apoyo y la buena energía de estas personas. Eso sí, pendientes de no dejar que ganen los egos y puedan complicar la relación.
  5. Nada de quejarse, autocriticarse o cualquier actitud negativa: Las palabras tienen un gran poder en tu vida, especialmente cuando te las dices a ti mismo. Quejarse, criticarte solo hace peor los problemas y comienzas a exagerar cualquier reto, fracaso, situación que tengas al frente. El tiempo que gastas en lamentarte podrías estar usándolo para buscar soluciones, replantear tus objetivos o
  6. Enfócate en impresionarte a ti mismo: Trabaja por esas cosas que te hagan sentir bien. A veces necesitamos unas opinión externa sobre cómo estamos haciendo las cosas, pero que eso no defina nuestras decisiones cuando signifique algo con lo que no nos sentimos cómodos.
  7. Sé agradecido: Toma unos minutos cada noche antes de dormir, agradece por esas cosas buenas que te pasaron y todas por las que vas a trabajar mañana para conseguirlas. No le des espacio a lo que no tienes. Verás que terminarás el día con un gran sentimiento de satisfacción.

 



Deja tus comentarios aquí: