7 pasos para establecer un objetivo asertivamente

El objetivo es el propósito de un proceso de coaching, al establecerlo correctamente el coachee establece un vínculo tal, que la principal motivación vendrá, incluso, al simplemente verlo plasmado en el papel o recordarlo.

Por ello, en ocasiones se dedican más de una o dos sesiones al establecimiento del mismo.

El objetivo es parte del coachee de la misma forma que un niño es parte de su padre o de su madre: hay que dedicarle tiempo a concebirlo y que este tenga una parte de la persona para que desde el momento que nazca plasmado en un papel, en una imagen, en un documento, o en cualquier formato, sea como un hijo al que se le brinda lo mejor de sí mismo.

Para que este objetivo se plasme de manera que brinde una motivación en todo momento, que abra el abanico de opciones y oportunidades para su realización, hay que cumplir con ciertos parámetros:

Debe ser expresado en positivo: de esta forma, crea oportunidades y logra una motivación positiva enfocada a su logro. Evitar usar palabra o frases como: no quiero, no deseo, quiero dejar de, voy a dejar. En cambio, usar frases como: voy a lograr, voy a alcanzar. También, verbos en infinitivo como: crear, lograr, mejorar, establecer, completar. Estos son solo algunos ejemplos, si usted desea utilizar otro verbo, puede hacerlo.

Debe ser específico: evitar vaguedades o términos muy generales que puedan distraer la atención del objetivo real. Cuando yo me propongo algo, sé exactamente qué quiero y no dudo en ello. Este es un ejemplo de cómo un objetivo NO es específico: voy a perder peso en seis meses a partir de hoy. Un objetivo específico es en cambio: voy a eliminar 15 kg de mi peso actual en grasa de mi cuerpo. Mientras más específico, menor cupo hay para la duda, lo que se traduce en un enfoque hacia el logro.

Decide cómo obtendrás la prueba y el feedback del logro de tu objetivo: establece parámetros de medición y cómo sabrás que has alcanzado tu objetivo. Establecer metas medibles en el camino al logro del objetivo permite ver los avances obtenidos en el transcurso del tiempo. Del ejemplo en el punto anterior, la prueba de la consecución del objetivo es tener 15 kg menos de grasa en comparación con el peso al iniciar en un período de seis meses.

Organiza tus recursos: establece con qué herramientas cuentas y qué herramientas necesitas para lograr tu objetivo. El conocer lo que tengo a favor o no me permite establecer un punto de partida real desde el momento en que decido establecer mi objetivo y lograrlo. Si el objetivo es perder 15 kg de peso, ¿con qué cuento para lograr esto? O ¿qué debo incorporar? Plan de alimentación, rutina de ejercicios, motivación de otras personas que lo han logrado. Este punto no necesariamente está mencionado en el objetivo planteado, pero servirá más adelante en la creación del plan de acción.

Sé proactivo: ejecutar acciones constantes que permitan acercarse al objetivo es crucial  en la motivación que se mantiene en torno a este. Por más pequeña que sea, cada acción cuenta. Y es importante hacer las cosas aunque las circunstancias o la motivación parezcan estar en contra, esto solamente permitirá la sensación de motivación y que vale la pena trabajar por lo que se planteó.

Presta atención a las consecuencias más amplias: el objetivo debe ser ecológico. Es decir, debe estar en sintonía y no dañar al entorno del coachee. Si el objetivo puede crear conflictos de interés, rupturas, problemas legales, daño directo o indirecto a alguien o algo, ese objetivo debe ser cambiado. Evaluar las consecuencias finales permite que se establezca un objetivo que cause satisfacción y sensaciones positivas al ser alcanzado.

Prepara un plan de acción: una vez establecido el objetivo, y estando en congruencia y consonancia con el mismo, hay que establecer las acciones que se tomarán para su logro. Este es el siguiente paso. Definir cada acción real que me llevará a alcanzar mi objetivo.

Una vez plasmado el objetivo según estos parámetros, la persona estará más cerca y clara acerca de lo que desea alcanzar. Recuerda hacerte estas preguntas en torno a tu objetivo:

¿Qué quiero?

¿Cómo lo quiero?

¿Cuándo lo quiero?



Deja tus comentarios aquí: