7 tipos de personas que quieren controlarte sin que te des cuenta

7 tipos de personas que quieren controlarte sin que te des cuenta

En el mundo hay distintos tipos de personas que quieren ejercer un control sobre ti, aunque no te des cuenta. Disfrazados de comportamientos sociales cotidianos, estos seres se esmeran por desmenuzarte por dentro, hasta prácticamente dejarte sin capacidad de reacción ante las cosas más evidentes.

La manipulación emocional es más frecuente de lo que te imaginas, ya que erosiona niveles muy sutiles de tu personalidad, aniquila tu autoestima y te sumerge en todo tipo de implicaciones de las que es muy difícil salir, si no las abordas a tiempo.

El controlador por lo general lo va haciendo de a poco; ejerce una presión de menor a mayor sobre tu aparato psíquico, hasta transformar tu comportamiento que -si no te das cuenta- buscará sobreadaptarse a ese contexto.

Por lo general, se trata de personas que tienen algún tipo de disfuncionalidad interna, y buscan infligir todo tipo de tormentos psicológicos a otros con tal de vivir en una fortaleza aparente.

Aquí conocerás algunos rasgos de siete tipos de personas que quieren controlarte, ya sea que estén en tu entorno personal, laboral o relaciones ocasionales.

  1. El demandante. Quiere todo de ti y te exige sin dar en la misma proporción. No permite que te expreses, y prácticamente debes estar a su servicio, satisfaciendo sus necesidades más diversas. Herramientas de afrontamiento: aprender a poner límites, decir que no, evitar generar más demandas del otro.
  2. El chismoso. Su mecanismo es que lo tengas en tu radar, cuidándote de lo que pueda decir de ti o, a la inversa, comparte contigo chismeríos de los demás, y quiere que seas su aliado. Así piensa que te atrapa. Herramientas de afrontamiento: no participar en actividades de chismes; evitar a la persona; mostrarte desinteresado y cortar ese tipo de intercambios.
  3. El chupaenergía. ¿Conoces personas que se la pasan compartiendo todo tipo de situaciones negativas de su vida? Como sabrás, cuando quieres aportar alguna idea para reconfortarlo, se niegan a aceptarla, como si ya supieran todo. Lo único que quieren es fagocitarte por dentro. Lo que buscan es controlarte mediante su victimización eterna. Herramientas de afrontamiento: deja de frecuentar a estas personas; no intentes cambiarlos; no les devuelvas con la misma moneda, porque saldrás desfavorecido; hazle saber que no podrás escuchar ni acompañarlos (solamente) en sus penas.
  4. El quejoso. Una versión del anterior que se centra en la queja permanente. Quiere hacerte su aliado en la desgracia; en cuanto entras en el juego una vez, ya no podrás salir de allí. Terminarás arrastrado a su fango. Herramientas de afrontamiento: no des lugar a que se queje; si la persona te importa de verdad, hazle ver de distintas maneras todo lo bueno que ya tiene en su vida; no le hagas el juego del pobrecito, porque es justamente eso lo que quiere.
  5. El egocéntrico. Quiere controlarte haciéndote saber que es el centro de todo lo que existe en el universo. Como pretende que lo reconozcas como de una raza superior, hará todo lo posible por que te sientas así. Herramientas de afrontamiento: dale lo que quiere escuchar -le encanta que lo adulen-, y luego haz lo que te parezca mejor. No compres su personaje.
  6. El agresivo. Como sabes, hay situaciones de mucho maltrato sutil cotidiano en todos los ámbitos. El agresivo quiere dominarte y que tú asumas el rol sumiso y complaciente. Herramientas de afrontamiento: no permitas que nadie pase los límites de tu integridad; protégete de todas las formas posibles; denuncia y pon límites. Retírate si se pone violento contigo: no participes en ese juego. Haz saber que contigo no se puede relacionar de esa forma.
  7. El sicópata. La manipulación psicológica que ejerce quiere dominarte y que seas prácticamente su esclavo. Para lograrlo tejerá todo tipo de estrategias con tal de hacerte sufrir. Herramientas de afrontamiento: entrénate en detectar el momento de la manipulación, para desactivarla. Ponte fuerte y trabaja interiormente tu autoestima para que no se socave.

En todos los casos, una buena psicoterapia y el trabajo interno continuado te darán muchas más herramientas para afrontar este y todo tipo de personalidades que lo único que buscan es controlarte, dañarte o hacerte sufrir, a costa de disminuirte y quitarte lo más preciado que tienes: tu libertad.



Deja tus comentarios aquí: