7 tips para vencer tu temor a relacionarte con tus compañeras de trabajo

Sí que son un mundo diferente, por más que tratemos de ocultarlo. No es lo mismo amonestar a un empleado o compañero en el trabajo, que hacer lo mismo con una compañera. Es evidente que varones y mujeres tienen emociones y sentimientos divergentes, no necesariamente contrarios pero sí diferentes. ¿Hay algún secreto para llevar en paz las relaciones con nuestras compañeras mujeres en el trabajo?

  1. Sé auténtico desde el primer momento

El problema que tienen muchos varones, fuera o dentro del trabajo, es que asumen caretas frente a las mujeres que no representan lo que de verdad son. Y créeme que las mujeres son más expertas que los hombres al momento de detectar a los embusteros. Sé tú mismo con ellas desde el comienzo, y ganarás su simpatía y amistad de inmediato.

  1. Aprende a escuchar

A los varones nos encanta tomar la palabra cuando estamos entre amigos. Sin embargo, ese tipo de relaciones no funciona bien en el caso de las mujeres. Es por ello que es mejor tomarnos un tiempo para escuchar lo que nos tienen que contar nuestras compañeras de trabajo. Ellas quieren un oído al que contar sus penas y alegrías.

  1. Sé variado en tu conversación

Ya sé que con tu amigote del trabajo paras conversando sobre fútbol, trabajo y mujeres todo el día, pero cuando establezcas conversación con una compañera debes ser más versátil en cuanto a los tópicos. Los temas de actualidad, culturales, artísticos y de moda nunca fallan.

  1. No rehúyas a las mujeres atractivas

A todos los hombres nos ha pasado esto alguna vez. Llega una mujer muy atractiva a la oficina y ¡uy! resulta ser tu nueva compañera de trabajo. Tú asumes una posición fría y distante con ella para evitar que la nueva compañera te considere un pervertido por estar mirándole todo el día. Déjame decirte que eso no ayuda en nada a cultivar una buena relación laboral. No rehúyas sus miradas o conversaciones. Domina tus miedos de una vez por todas.

  1. Conoce más mujeres que varones

Si tu trabajo consiste en relacionarte con personas ajenas a la oficina, toma la precaución de entablar relaciones cercanas con más mujeres que con hombres. A la larga, eso te ayudará a conocerlas a profundidad y te darás cuenta que no son tan diferentes a nosotros.

  1. Escapa de tu grupo de amigos de vez en cuando

Si hay algo común en las empresas es la formación de pequeños grupos sociales. Y, por lo general, los hombres menos sociables se tienden a agrupar con otros hombres tan poco sociables como ellos. Si tú estás en esa situación, rompe esa burbuja anti-mujeres y sal a conocer a las compañeras a las cuales apenas conoces su apellido. Un almuerzo en el trabajo o una reunión de fin de semana son suficientes como para iniciar una buena relación con el sexo opuesto.

  1. No te creas superior a ellas

Hemos hablado en exceso de los tímidos, ahora vayamos al otro extremo, al de los varones autosuficientes que aún creen que todas las mujeres del planeta están por debajo de sus capacidades laborales e intelectuales. ¿Eres uno de ellos? Recuerda que ya hay mujeres presidentas, empresarias y lideresas en todo el mundo. Quizás esa compañera que tienes hoy al frente pueda terminar siendo tu jefa en un futuro cercano. No te comportes como un pedante.



Deja tus comentarios aquí: