8 ideas efectivas para desarrollar la creatividad

8 ideas efectivas para desarrollar la creatividad

Seas un emprendedor o empresario, un profesional o un artista, tu creatividad es una de las capacidades mas importantes para tu éxito. Incluso, en tu vida privada va a serte útil para ganar amigos, resolver situaciones cotidianas y para servir de modelo a los niños y adolescentes en tu entorno.

Aquí te comparto 8 ideas muy efectivas que puedes aplicar en ti mismo y con tus equipos de trabajo.

  1. La hora creativa.

Observa en qué momento del día eres más creativo y realiza todas tus labores creativas durante ese período. Prueba primero cuando te encuentres más alerta y energizado. Este biorritmo creativo es importante también en los equipos. En lo posible, ofrece un horario flexible a tu equipo de trabajo creativo, siempre dejando bien claras desde el principio las expectativas, la puntualidad en la entrega de resultados y la flexibilidad para coordinar con el resto del equipo.

  1. Contacto con los elementos.

Diversos estudios han demostrado que trabajar en contacto con la naturaleza incrementa la creatividad en las personas. También ponerse en movimiento en esos espacios, caminando, estirándote, corriendo para luego detenerte a escribir o dibujar pueden activar la creatividad, gracias al incremento de la oxigenación sanguínea y el ritmo cardíaco.

  1. Sueña en grande.

Ya sea que se trate de tu proceso creativo individual o el de tu equipo de trabajo, estimula el deseo de alcanzar las estrellas al aportar ideas y luego ajusta seleccionando para implantar solo aquellos aspectos que generen el mayor impacto. De esta forma no limitas la creatividad. En general, resulta más sencillo recortar el alcance de una idea grandiosa que rellenar los huecos o defectos de una pequeña.

  1. Moderniza la tormenta de ideas.

Utilizando un método tomado del teatro de improvisación: una persona propone su idea y la siguiente en hablar inicia su participación con la frase: si y además…

De esta forma, las nuevas ideas van construyéndose sobre las de los colegas, aceptándolas primero y añadiendo algo nuevo, eliminando el “no” de la conversación, permitiendo que todas las ideas puedan ser incorporadas.

  1. Escribe periódicamente a mano.

Vas a ejercitar no solo tu caligrafía, sino también todas las áreas de tu cerebro que están íntimamente relacionadas con la imaginación, la generación de ideas y el pensamiento analítico. Y si no sabes sobre qué escribir, escribe lo primero que te venga a la mente. También es válido dibujar garabatos, flujogramas de ideas sobre un asunto y para los más artísticos, imágenes del mundo real e imaginario.

  1. Recuerda un evento reciente de la última semana y pregúntate: «¿Qué podría haber pasado si…?». Estudios cognitivos afirman que esta aproximación a los eventos pasados estimula nuestra imaginación y nuestra creatividad.
  2. Cambio de perspectiva o el método de los seis sombreros para pensar.

Esta técnica, creada por el escritor y psicólogo maltés Edward de Bono allá por el año 1985, consiste en que los participantes, si se trata de un grupo, o tú mismo, al momento de analizar una idea asuman seis roles diferentes: el de la lógica, el del optimismo, el de la negatividad, el de la emoción, el de la creatividad y el de la dirección.

  1. Preguntas de estiramiento SCAMPER.

El objetivo es crear nuevas opciones a partir de una idea u objeto inicial, contestando siete grupos de preguntas:

  • Sustituir: ¿Qué puedes sustituir? ¿Con qué? ¿Por cuál otro?
  • Combinar: ¿Puedo combinar este objeto con otro? ¿Qué pasa si los uno? ¿Cuáles son los beneficios que me trae el fusionarlos? ¿Qué nuevo uso puedo darle?
  • Adaptar: ¿Qué puedo usar para sustituir esto? ¿Esto puede cumplir la misma función de otra manera? ¿Sirve para complementarlo?
  • Modificar: ¿Cómo lo puedo cambiar para que sea mejor? ¿Puede ser mejor? ¿Podría ser más funcional? ¿Acepta modificaciones?
  • Ponerlo en otros casos: ¿Esto serviría en este contexto? ¿Puedo usarlo para alguna otra cosa?
  • Eliminar: ¿Es realmente necesario? ¿Perderá el sentido si lo modifico? ¿Puede ser más reducido?
  • Reordenar: ¿Puedo cambiarlo sin que pierda el sentido? ¿Puedo agregar algo más?

Te invito a aplicar estas ideas para desarrollar tu creatividad. Además de divertido, el ejercicio permitirá que te fortalezcas como líder de tu propio desempeño o del de tu grupo.



Deja tus comentarios aquí: