8 razones por las que una tía es como mamá

Yo soy tía por excelencia, pues tengo más de 10 sobrinos. Sí, es que tengo 5 hermanos mayores.

Para comenzar me crié con mi sobrina más grande que tiene 31 años, ella y yo somos más bien hermanas, su hijo es mi ahijado y fui su madrina de bodas, todavía recuerdo cuando jugábamos a las muñecas. Siempre estamos presentes la una para la otra.

Como soy la “hermanita menor” me ha tocado cuidar de mis sobrinitos, que ya no son tan pequeñitos y ayudé a bañarlos, a dormirlos, a darles de comer incluso pasaba horas con ellos, por lo que creo he sido de las mejores babysitter que han podido tener.

Por otro lado, yo también conviví mucho con algunas tías, de hecho viví en la casa de mi tía Damelis durante mi adolescencia y por eso la considero una segunda madre, por ello y en vísperas del día de la madre, hoy enumero algunas de las razones por las que creo que las tías son como mamá.

Las tías tenemos un rol importante dentro de la familia y hacemos muchas cosas especiales, porque cuando los niños no son propios se disfrutan de otra forma.

  1. Hacemos cine en casa: así se llama el grupo de Whatsapp que tengo con dos de mis sobrinas, por ahí nos ponemos de acuerdo y armamos nuestro cine, además tenemos una cita cada domingo para ver Game of Thrones. ¡Valar morghulis!
  1. Hablar de [email protected]: ¡Sssshhh! Aunque creo que no haría tantas preguntas como la verdadera mamá, mis [email protected] tienen toda la confianza para conversar conmigo de estos temas. La tías somos buenas para escuchar y aconsejar.
  1. Somos defensoras: ¡Que levante la mano la tía que no ha defendido al sobrino con los papás! A veces las tías podemos explicar mejor ciertas cosas, por eso sobrinos déjennos ese trabajo a nosotras. Siempre vamos a intervenir a favor de los “niños”.
  1. La tía siempre está de buen humor: ¡Bueno! Digamos que la mayoría de los casos, como no tenemos las mismas ocupaciones de mamá, solemos estar de mejor humor y disfrutamos un poco más.
  1. Hacemos regalitos chéveres: como no solemos tener los gastos que tienen mamá y papá podemos dar algunos detallitos que tal vez ellos no puedan, a veces mi sobrinas me piden cosas y no me puedo resistir. ¡Tienen una mirada y una voz particular para pedir!
  1. Una tía también es como una hermana: Al menos eso dicen dos de mis sobrinas, Majo que esta por graduarse en la universidad escribió en sus agradecimientos esto: “A Hilmar, mi tía que se ha convertido en mi hermana y mi amiga que siempre tiene un consejo que darme para que sea alguien mejor…” Y esto para mí es una gran recompensa de amor.
  1. Damos buenos consejos: no es que mamá no tenga unos grandiosos consejos, es solo que en ocasiones preferimos conversar con las tías sobre ciertos asuntos.
  1. Somos buenas enfermeras: considero que puedo cuidar a mis sobrinos si se sienten mal o están enfermitos, yo particularmente curo todo con un tecito y unos pocos cariñitos ¡Pocos!

Estas son mis ochos razones y estoy segura que hay más, si eres tía como yo y tienes alguna otra razón que agregar, comparte con nosotros y celebra también el mes de la madre.



Deja tus comentarios aquí: