Suicidio: que tu hijo no quiera llegar ahí

“Me hubiese evitado tanto sufrimiento que mis padres estuvieran  despiertos cuando  era víctima del maltrato de mis compañeros de colegio durante mi infancia y adolescencia”.

Yo quería volar como las aves migratorias para encontrar paz y así dejar atrás las burlas de las que fui blanco de parte de mis compañeros de colegio. Ahora que soy adulta y profesional de la salud mental comprendo porque un adolescente llega hasta el suicidio para acabar con su sufrimiento. Si. El sufrimiento de los jóvenes es tan real como el de los adultos. Nuestros jóvenes se están quitando la vida. Recientemente el Dr Dan Siegel, científico y experto en midfulness nos explicaba  al grupo de profesionales de la salud mental que participábamos de su entrenamiento en midfulness que: “en el mundo actual existe una creciente desconexión y tenemos que hacer algo para ayudar a los jóvenes a entender estos comportamientos destructivos y reducir la posibilidad de que ocurran”. Vivo con una adolescente, fui una adolescente maltratada y  trabajo con  mujeres y mujeres adolescentes en un proyecto de la escuela de trabajo social de la Universidad de Texas en Austin. Su sufrimiento despierta inmediatamente mi corazón y me llena de compasión.

Josie lo hizo. Poseedora de un impresionante  metro setenta de estatura, portadora de una abundante cabellera negra que se extiende más allá de su cintura, la primera vez que la vi pensé que era una modelo. La mirada de tristeza que vi en sus ojos negros me invitaron a registrarla en mi corazón desde el instante en que la vi. A sus treces años había intentado quitarse la vida 2 veces en un período de tres semanas. Es víctima del maltrato de sus compañeras por su sobrepeso. Está sufriendo mucho. Yo, con ella.

Piensa en la primera vez en la que tú pasaste por una experiencia dolorosa. ¿Qué reacciones tuviste? ¿A quién acudiste? ¿Te hablaron tus padres alguna vez que la vida además de ser una bella aventura también duele?  Cuando eres maltratada el sufrimiento  es intenso e interminable. Es real. Es tan real y  viva que  2 de cada 100,000 adolescentes que son víctimas del maltrato o bullying  se quitan la vida.

Le expliqué a Josie que en su poder estaba no convertirse en una más. Le pregunté: ¿quieres saber cómo está creciendo tu cerebro y de qué forma debes actuar cuando  tu mente te quiera jugar una mala pasada? Al día siguiente tenía a 5 adolescentes más en mi casa para conversar sobre la propuesta de midfulness del Dr Siegel. Enseñé a Josie y sus amigas a meditar.

El midfulness o atención plena en español,  puede definirse como la experiencia de poner toda la atención a lo que ocurre en el momento presente con una actitud de curiosidad, aceptación y disponibilidad para estar con lo que sea que la vida pida en cada momento. Esto se va logrando por medio de la práctica disciplinada de la meditación.

Aprender esta técnica se convertirá en una poderosa aliada en el camino de su experiencia vital pues  el período entre los doce y los veinticuatro años es la etapa más peligrosa de nuestra vida. La adolescencia no es una fase que no queda más remedio que superar, es una fase de la vida que hay que desarrollar bien(1).

Como madre, veo la oportunidad para acompañar a los hijos en ese viaje, aprendizaje, trabajo, proceso; evolución, expansión, misterio, sorpresa, dolor, pesadilla, belleza, plenitud y preciosa experiencia llamada vida. La máxima experiencia humana, espiritual y religiosa.

Tu hijo al llegar a la adolescencia te necesita. Sí. Es momento de acompañarlo a descubrir su naturaleza indivisible de  cuerpo y espíritu. Un cuerpo  bellísimo que custodia la imponente inteligencia consciente, libre, infinita y creadora de su espíritu.

Estimado inspirulador a partir de los 11 años habla  a tus hijos sobre su naturaleza aristócrata. Explícale que además de los cuidados del cuerpo, existen los cuidados de la mente y del alma.  Cuidará su cuerpo con ejercicios y alimentación sana. Se amará. Cuidará su mente y su alma con la meditación y la oración. Gobernará su vida.  Es rey y es reina. Enséñale a como reinar desde su trono.

Ahora me voy a darle una sorpresa a Josie visitándola en su escuela. Afortunadamente hoy cumple catorce años.

Inspira y sana a otro.

 

 

Para saber más:

El Dr. Daniel Siegel es director del Mindsight  Institute y Co-director del Mindful  Awareness  Research Center de la Universidad de los Ángeles. Es uno de los psicoterapeutas expertos en mindfulness que goza de mayor reconocimiento internacional. Sus libros  El cerebro del niño y Tormenta Cerebral, el poder y propósito del cerebro adolescente son éxitos mundiales. Lectura indispensable para todos.

Una visión defendida muy a menudo por los medios pero no del todo acertada es que el centro de control principal del cerebro, la corteza prefrontal situado en la parte delantera del lóbulo frontal, no acaba de madurar hasta el final de la adolescencia. Esta “inmadurez” de la corteza prefrontal del cerebro “explica la conducta inmadura de los jóvenes”. Es entonces cuando los padres en lugar de decir, “es la edad del pavo, ya se le pasará” deberá incrementar su capacidad de intuición, compasión y madurez emocional y espiritual. La meditación te ayuda a expandir estas cualidades y más. La oración a ser pacientes y sabios a la hora de los conflictos.

  • Tormenta cerebral, página 96 Dr. Daniel Siegel


Deja tus comentarios aquí: