Los perros tienen mucho que enseñarnos

Seguro has leído ya suficiente sobre cómo los perros pueden ayudarnos a sentirnos más presentes, cómo nos enseñan sobre la gratitud, amor, compasión; son las razones básicas por las cuales quienes tienen un perro dan por sentado que es una de las mayores fuentes de alegrías.

Estas líneas van para quienes no lo tienen, o para quienes viven en un espacio donde hay uno, y no lo encuentran especialmente de su agrado. Te vamos a mostrar que los perros son uno de los mejores ejemplares que nos pueden enseñar que la vida es aquí y ahora.

¿No has notado que si dejas la casa por cinco minutos, tu perro te recibirá como si hubiesen pasado años? Es hora de afinar la mirada y aprender las lecciones que los canes pueden enseñarnos sobre la vida:

  • Eso, una vez más: vive aquí, y ahora. Olvídate del momento pasado y enfócate en vivir la vida como si fuese el último día porque, básicamente, puede serlo. Siembra, cultiva, reparte amor en todo lo que hagas. ¡Menos ego y más amor!
  • Al perro no le sirve que le prometas un paseo para mañana. Sal de los proyectos inconclusos, no dejes para después, evita la acumulación (bien sea de objetos en la casa, de tareas por hacer, o de asuntos emocionales no resueltos). Imagina a tu perro ladrando hasta que lo termines.
  • Al perro no le importa si su collar es de oro, o si su cama es barata. Compartir afectos es más importante que demostrar bonanza económica.
  • En momentos de tristeza, un perro es el mejor compañero. Sencillamente lo saben. Y saben estar ahí, ser buenos compañeros, y saben cuándo es momento de parar y seguir adelante.
  • Por más que los maltraten, los perros saben rendirse al amor. ¿Hay que decir más? Ejercita el músculo del perdón. Si no puedes olvidar, perdona, y avanza.
  • Los perros no planifican. Tenemos mucho tiempo en nuestras manos, y somos los mejores en desperdiciarlo llenando nuestra cabeza de preocupaciones. Este momento no volverá, y nosotros podemos decidir qué hacer con él.

Por todo esto te invitamos a que modifiques tu mirada. Si estás considerando tener una mascota, adopta una, considerando la enorme cantidad de animales que necesitan buen cuidado. Es hora de dejar atrás el asunto de las razas y el pedigrí: ya lo dijimos, los perros no saben de marcas, saben de amor.



Deja tus comentarios aquí: