A veces la vida te lleva a despedirte

A veces la vida te lleva a despedirte

La vida es como un viaje en tren con distintos vagones donde te toca compartir con distintos pasajeros, algunos encuentros bastantes fugaces, otros incluso molestos y otros que se convierten en compañeros entrañables con quienes no solo compartes el mismo vagón sino que se sientan a tu lado permitiéndote tener vivencias que se graban en el alma durante mucho tiempo.

Algunos en forma de pareja, otros como hijos, como hermanos, primos, amigos u otro tipo de nexos que hacen que se desarrollen lazos que de disfrutarlos tanto deseas que se hagan eternos.

A veces incluso con esos lazos fuertes puede que hayan separaciones temporales donde te bajas de tren y te montas en otro para más tarde volverte a reencontrar descubriendo que esos vínculos que te unieron son tan fuertes que ni el tiempo ni la distancia pueden desvanecerlos.

Pero hay otras ocasiones donde por circunstancias diversas llega el momento de despedirse, algunas que dependen de nuestra condición de seres finitos que tenemos un punto de llegada y un punto de partida, otras porque con el tiempo puede que aparezcan diferencias que aparentemente pueden parecer irreconciliables o donde por lo menos una de las partes no desea resolver, y otras motivadas por circunstancias externas que vestidas de injusticia te obligan a decir adiós.

Es entonces cuando nuestro corazón se arruga porque a la mayoría de las personas no nos gustan las despedidas, y en nombre del amor podemos dejar el ego atrás y tratar de resolver pero, cuando se trata de dos uno solo no puede, o son los dos o no son.

Podemos deprimirnos pero poco ayudará, al contrario, nos hará daño. Es mejor quedarse con los recuerdos hermosos, con lo compartido con el aprendizaje, con las risas, con el amor y si, se vale echar de menos hasta que podamos encontrarnos de nuevo, porque es probable que el verdadero amor sea como la energía que no se crea ni se destruye, solo se transforma…quizás solo partimos para reencontrarnos otra vez.

Imagen de WikiImages en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: