Aburrimiento: ¡fuera de mi cama!

Cuando estamos en una relación siempre esperamos que funcione perfectamente. Y no porque nos hayan enseñado que hay que ser felices porque sí, o porque las mejores historias de las películas tengan siempre final feliz. De hecho, estas historias son más atractivas porque son imperfectas, porque siempre presenciamos un recorrido que casi siempre está lleno de altos y bajos y que al final logran superarse

¿Cómo sentirnos más atraídos hacia nuestras parejas? ¿Cómo mantener viva la curiosidad, el interés, la pasión? Hoy te enseñaremos algunos consejos para disfrutar de la vida en compañía a plenitud, divirtiéndote, aprendiendo y alejándote del aburrimiento.

  1. Todos somos imperfectos. Tenemos miedos, defectos, manías. Si consideramos esto con respecto a nosotros, también tenemos que tomarlo en cuenta con nuestras parejas. Estar conscientes de eso es un sencillo y sutil primer paso: no esperemos nada del otro, tratemos de ser comprensivos y busquemos poner el ojo en aquello que nos llamó la atención en primer lugar.
  2. La importancia del amor propio. A veces repetimos en silencio frases como “no le gusto a la gente” o “no sirvo para nada”. En las relaciones, en medio de las acordadas zonas de confianza, llegamos al error de compartir estos pensamientos con más frecuencia de la recomendada. El resultado puede ser fatal: el otro a lo mejor no había siquiera reparado en estas ideas y puede terminar creyéndolas. Las parejas están para apoyarnos y hacernos sentir mejor en los malos momentos, pero cuando la persona con la que te acuestas es una montaña de problemas auto-infligidos, corremos el riesgo de alejarlas. No te sabotees.
  3. Las separaciones temporales no están mal. Sin saberlo, siempre se cruza esa línea de la excitación inicial cuando se está uno encima del otro todo el tiempo, y de repente nos vemos casi “amarrados” a esa otra persona sin la que “no podemos” hacer nada. Por ende, proponerse separaciones temporales puede ser renovador. No le digas que no a esa invitación de ver a familiares en otra ciudad porque ir con tu pareja es demasiado costoso. No sufras en exceso cuando sale un viaje de trabajo. Incluso pueden plantearse periodos de tiempo sin contacto con el otro estando bajo el mismo techo. Extráñense: el reencuentro será bastante excitante.
  4. Rescata tu conexión con tu pareja. Si a tu pareja le van las palabras, escribe una carta o deja una nota en la gaveta de su ropa interior. Si le conquistan más las acciones, llega a la casa con ese detalle listo que sabes le hará sonreír. Nadie conoce mejor los detalles de tu relación que tú mismo.
  5. ¡Los detalles! Manda un mensaje de texto amoroso o sexual sin ningún motivo. Abraza a tu pareja por detrás cuando la veas cocinando. Brinda abrazos por doquier después de llegar del trabajo. Hazle el amor a horas inesperadas (claro, no escojas el momento en que la comida está al fuego, por ejemplo).

Compasión, entrega, compromiso ¿Qué crees tú que hay que trabajar para avivar la chispa en tu relación?



Deja tus comentarios aquí: