Actividad física durante el embarazo

Actividad física durante el embarazo

El ejercicio en esta etapa puede disminuir el riesgo de sufrir complicaciones como la preeclampsia y la diabetes gestacional. Muchas mujeres piensan que la gestación debería ser un tiempo de relajación. Sin embargo, aunque es importante descansar, es fundamental que se mantenga una rutina de entrenamiento constante para cuidar tu salud y la del bebé.

Entre otras ventajas, la actividad física mejorará tu estado de ánimo, fortalecerá tus músculos, te preparará para el parto y te permitirá recuperarte más rápido luego de dar a luz. La idea por supuesto es hacer ejercicios de manera segura para evitar riesgos. Es importante consultar con tu médico antes de empezar cualquier programa de entrenamiento.

Algunos ejercicios que se pueden hacer son:

Caminar: es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares para las embarazadas porque se puede realizar en cualquier lugar; es sencillo, seguro y no requiere ninguna vestimenta especial, aparte de unos zapatos para correr. Entre sus beneficios destaca que relaja, alivia el estrés, tonifica todos los músculos y estimula la circulación sanguínea. Algunos especialistas consideran que esta actividad también ayuda a que el bebé reciba mejor el oxígeno y los alimentos que necesita.

Nadar: es la actividad física más segura y recomendada para la embarazada porque reduce los riesgos de un nacimiento prematuro. Tiene efectos relajantes, ayuda a controlar el aumento de peso, permite ejercitar los músculos de piernas y brazos sin que las articulaciones sufran impacto. En algunos casos alivia las náuseas, aumenta los niveles de energía y permite dormir mejor. Facilita el trabajo de parto y ofrece beneficios cardiovasculares tanto a la madre como al bebé.

Yoga: sus múltiples beneficios han convertido esta actividad en una práctica frecuente durante toda la gestación. Entre otras cosas, el yoga prenatal permite preparar el cuerpo y la mente para recibir al bebé porque fortalece los músculos, brinda elasticidad al cuerpo, relaja la mente, ayuda a controlar la respiración, refuerza la postura, evita la ansiedad, mejora el humor y alivia la hinchazón.

Además de hacer ejercicios durante el embarazo, toma en cuenta estas otras recomendaciones, para disfrutar esta etapa tan especial:

  • Toma mucha agua antes, durante y después del ejercicio para evitar deshidratarte.
  • Realiza movimientos suaves y cambia las posiciones lentamente.
  • Procura no flexionarte demasiado.
  • No te ejercites por más de una hora y hazlo de manera regular.
  • Aprende a controlar tu respiración para evitar mareos o que te falte el aire.
  • Utiliza ropa y calzado deportivo apropiado.


Deja tus comentarios aquí: