Acupuntura: la fluidez de la unidad mente-cuerpo

Acupuntura: la fluidez de la unidad mente-cuerpo

Manteniendo el principio de unidad mente-cuerpo, conscientes de nuestra capacidad de cambiar incluso el funcionamiento del organismo con nuestros pensamientos y actitudes, les ofrezco un vistazo a esta técnica utilizada por la Medicina Tradicional China para tratar desórdenes en el flujo de energía corporal. El objetivo de este post es ofrecerte una idea de su filosofía y en qué consiste su práctica.

El ser humano es la comunión del cuerpo y la mente. Todos hemos experimentado cómo un pensamiento negativo genera una emoción, y ésta, si es intensa y continuada en el tiempo, puede ocasionar dolencias físicas. ¿A quién no le han sucedido episodios de gastritis cuando pasa un período de mucho estrés?, o ¿a quién no le ha dolido el corazón cuando vive la pérdida de un ser querido? Nuestro cuerpo es el templo de toda la sabiduría: ante situaciones como de mucho estrés decide la opción menos dañina: una enfermedad física, en lugar de un desequilibrio mental.

En la acupuntura se buscan activar los puntos y canales energéticos del Qi (o energía vital) mediante la inserción de finas agujas a través de la piel. También puede utilizarse la presión digital en dichos puntos, lo cual se conoce comúnmente como digitopuntura. Usualmente los chinos la utilizan preventivamente para equilibrar los 5 elementos y el flujo energético (Qi), sin embargo, en occidente se ha utilizado exitosamente para complementar el tratamiento alopático y compensar la carencia o el exceso de energía en un área determinada.

Los cinco elementos y las emociones

Así como lo mencionamos en el artículo de Feng Shui ‘del arte de equilibrar el espacio al arte de equilibrar el ser’, la base está en los  5 elementos y en los opuestos yin-yang; esta vez representados en sistemas de órganos base. El Yang representa la función el órgano y el Yin es la sustancia que forma, almacena o transporta el mismo. Estos sistemas se comunican entre sí a través de una vasta e invisible red de canales que transportan el Qi y la sangre, los cuales se vacían unos en otros, se cruzan y conectan el interior con el exterior del cuerpo.

  • Madera  –  Hígado (Yin) – Vesícula Biliar (Yang), representa la primera línea de defensa emocional del cuerpo y es el responsable de recuperar la energía cuando hay agotamiento. Es el encargado de mantener el equilibrio en el flujo de la energía y por tanto la coherencia de las emociones. Este sistema es el responsable de la toma de decisiones y su materialización. Se ve afectado por la ira y la frustración.
  • Fuego – Corazón (Yin) – Intestino Delgado (Yang): impulsa la sangre y mantiene la conciencia, expresándola a través de la personalidad y la comunicación. Se afecta por las emociones súbitas de alegría, pena o miedo.
  • Tierra  – Bazo (Yin) – Estómago (Yang): su función es la de sostener los demás órganos y distribuir los fluidos, desde el punto de vista psicológico, gobierna la incorporación y asimilación de las ideas. Se ve afectado por la angustia o cavilación constante (o temor).
  • Agua – Riñón (Yin) – Vejiga (Yang): fuente de la fuerza de voluntad y de la expresión. Se afecta por el miedo y la pena.
  • Metal  – Pulmón (Yin) – Intestino Grueso (Yang): su función es la de tomar la esencia del aire y de los alimentos para ser posteriormente distribuida. Una deficiencia en este sistema ocasionada por la tristeza o ansiedad, nos hace vulnerables a las críticas ajenas, así como a las enfermedades infectocontagiosas.

Es muy importante, si decides explorar esta técnica, hacerlo de la mano de un terapeuta certificado quien, a través de una evaluación de tus antecedentes y síntomas físicos (incluso temperatura y pulso) determina qué puntos deben ser activados con las agujas. Al contrario de lo que se piensa, es totalmente indolora, reduciéndose a una sensación leve de pellizco y hormigueo, indicativos de que la energía está fluyendo.



Deja tus comentarios aquí: