Acusado por mi esposa

Después de haber sido acusado en los juzgados por mi esposa como causante de malestares por el alcohol y la música estridente, seguimos juntos a pesar de que hemos llegado a considerar el divorcio como la salida al problema, estoy dejando la bebida pero al menor problema mi esposa considera que un juez podrá darle la mejor salida.

¿Qué debo hacer para que los jueces ya no sean una opción para mi esposa? Asistimos a la iglesia y buscamos de su paz en nuestro hogar. ¿Qué ocurre en la mente de mi esposa? Atentamente,

Estimado Francisco: las siguientes preguntas debes responderlas tú mismo: ¿cuál es la mentira que se oculta detrás de «estoy dejando la bebida»? ¿Qué ha habido en mi conducta que nos ha llevado a esta situación? ¿A qué me estoy resistiendo?

En cuanto a tu inquietud respecto a qué es lo que debes de hacer, debo de serte muy franca y decirte que si tienes un problema de alcoholismo, que me indica es así ya que nadie acude a un juzgado porque sí, lo que debes hacer es visitar inmediatamente el programa de Alcohólicos Anónimos, perseverar en las juntas hasta obtener un patrocinador. No sólo serás tú el primero en ver tu vida transformada, sino todo tu mundo iluminado, bajo control, de veras en tus manos. Este programa te llevará a preguntarte no lo que ocurre en la mente de tu esposa, sino lo que ocurre en la tuya pues «habiendo obtenido el despertar espiritual como resultado de estos doce pasos» lo verás todo muy claro.

Mucha suerte.



Deja tus comentarios aquí: