Adopciones abiertas, otro reto para la familia

La familia sigue siendo la base de la sociedad, pero su estructura vive un constante cambio. De las fotos de papá, mamá e hijo, pasamos a papá, esposa de papá; mamá, esposo de mamá, hermano, hermanastro; mamá y mamá o papá y papá. Los miembros han ido cambiando y la forma de relacionarnos también.

Uno de los ejemplos es el tema de las adopciones. Atrás quedaron los años en que ser adoptado era un tabú. Un secreto de familia que se guardaba, de ser posible hasta la tumba. Un trauma para el adoptado cuando lo descubría y una vergüenza para los padres adoptivos.

adopciones

Según un estudio realizado por el Instituto de Adopciones Donaldson “Openness in Adoption: From Secrecy and Stigma to Knowledge and Connections”. (Apertura en la Adopción: del Secreto y el Estigma al Conocimiento y las Conexiones), hoy en día en Estados Unidos solamente el 5% de las adopciones dentro del país son cerradas, es decir, que se mantiene sellada la información de la familia biológica del niño. 

De las más de 14 mil adopciones al año el 55% son totalmente abiertas. En ellas, las familias adoptivas y biológicas se conocen y se mantienen en contacto directo; y en cada vez más casos, las madres escogen a la que consideran la mejor familia para criar a su hijo. Otro 40% son “mediadas”, lo cual significa que las familias mantienen un intercambio de cartas y fotos pero no se conocen personalmente. Incluso, algunas adopciones que no comenzaron abiertas, con el tiempo fueron estableciendo relaciones, muchas veces iniciadas por la curiosidad del niño. 

El estudio que se realizó entre 100 agencias de adopción arrojó resultados interesantes y la mayoría de los participantes en adopciones abiertas reportaron experiencias positivas. Las madres biológicas que mantienen contacto con sus hijos sufren menos dolor, arrepentimiento y preocupación que las que no mantienen contacto.

Para los adoptados, uno de los mayores beneficios es el acceso a la información sobre sus familias: médica, genealógica e historias familiares, que le permiten identificar algunas de sus características heredadas. Además, los adolescentes terminan aceptando las razones de su adopción y baja enormemente el sentimiento de abandono. Mientras que para los padres adoptivos, la apertura les reduce el miedo y les produce más empatía hacia los padres de nacimiento y sobre todo plantea una comunicación más abierta y honesta con los hijos.

adopciones2

Si bien es cierto que la sinceridad con los niños es un gran paso, esta nueva relación implica nuevos retos para la familia, por ejemplo, cómo manejar las expectativas de los padres biológicos. Qué hacer ante la posibilidad de un arrepentimiento o que el niño se sienta más identificado con la familia biológica. Además, no todos los padres biológicos tienen la madurez emocional o el interés de llevar una relación sana con los hijos.

De hecho, para Adam Pertman, Director Ejecutivo del Instituto de Adopciones Dolnaldson, esta tendencia a las adopciones abiertas es beneficiosa, es un camino hacia la apertura y honestidad. Opina que cuando se comparte información y algún nivel de contacto, se reduce el temor, la angustia y la ansiedad. Pero también trae nuevos retos, especialmente en relación con las expectativas postadopción de las partes involucradas. Por lo que el informe recomienda consejería y entrenamiento a los adultos para ayudarlos con cualquier problema que pueda surgir.

Criar a los niños con la verdad por delante es un gran avance en las relaciones familiares. Para los niños es una fuente de seguridad y fortaleza saber que son amados tanto por la familia que los recibe como por los padres que, a pesar de no poder criarlos, buscaron lo mejor para ellos … Es tarea de los adultos aprender a convivir con una nueva forma de familia y las relaciones que ella conlleva.



Deja tus comentarios aquí: