Agenda humana

 

Todo en la vida está sujeto a evolución, nada que tenga vida permanece estático  aunque no podamos percibirlo. Igualmente cambian  las condiciones, las experiencias y la consciencia. Si deseamos que algo continúe existiendo comunidades, sociedades, instituciones, leyes, reglamentos, valores, etc, deben estar sometido a una revisión constante y consciente, realizar adaptaciones, cambiar lo que necesite ser cambiado y determinar a través de esta revisión  si aún son  funcionales al objetivo para o por lo cual fue creado. De no cumplirse esta revisión, todo lo anteriormente expresado estará buscando formas empíricas de ajustes que les permita seguir existiendo mas no necesariamente funcionando, o quizás desaparecer.

¿Cuáles son las características  que definen a la humanidad hoy?, ¿qué solidez  poseen los valores a los que hace eco?, ¿funcionan los  mecanismos  de corrección,  redirección,  reinserción que utiliza? ¿En qué se enfoca la humanidad hoy? Importantes preguntas que en principio solo encuentran respuestas en lo que hacemos, es decir en la conducta. Pretender realizar cambios profundos en la conducta humana sin diagnosticar las creencias en que esta se sustenta es una actividad  titánica que nos deja exhausto con resultados dudosos. Los problemas que enfrenta la humanidad  son diversos, podemos entender y asumir la gravedad de los mismos  pero, poco entendemos de su naturaleza  y mientras esto sea así continuaremos tratando de resolverlos  donde no se generan, apuntando solo hacia la conducta que lo ejecuta lo que orienta el foco hacia la comprensión de que: si hacemos que una persona piense de cierta manera seguramente podemos hacer que actúe de cierta manera.

Pensando en micro, cada individuo puede defender lo que cree, pero antes debe estar dispuesto a mirar en profundidad eso que cree, probar la funcionalidad de lo que cree contrastándola con los resultados que produce y luego firme y responsablemente asumir cambiar lo que cree si encuentra indicios claros de que necesita ser cambiado. Es indispensable a sumo grado  apertura y valentía para explorar y examinar esto de forma seria ya que aquí descansan las bases de lo que creemos sobre nosotros mismos.

Pensando en macro formamos parte de un colectivo, de una ciudad, de un estado,  de un país, de un continente, de un planeta, esto bajo el argumento que se analice simplemente nos fue dado y esta visión no es tan limitada como hemos pretendido hasta ahora. Debemos desafiar y cuestionarnos en lo que nos hemos convertido, lo que hemos elegido, en si esta es la única forma que tenemos de comportarnos o si por el contrario existen otras que valen la pena explorar.

Es necesario revisar las creencias en la que están sustentados nuestros valores ya que estos están siendo abandonados fácil y constantemente, y lo grave se ha convertido en acomodaticios de apetitos e intereses.  Valorar la vida en su contexto general y sentir compasión nos devuelve la humanidad, aunque nuestro radio de acción comienza en lo individual  no se limita allí ya que las sociedades a las que pertenecemos hoy son esencialmente secretas, donde es mucho lo que se calla y demasiado lo que se esconde, exigiéndonos esfuerzos adicionales

La agenda prioritaria y común a todos es nuestra humanidad, sus creencias y los valores en lo que esta se apoya. Solo se modifica la conducta cambiando o ampliando las creencias que le dan origen,  de resto  solo se interrumpe para luego repetirse cada vez con mayor fuerza. La voluntad por construir algo funcional para la mayoría es lo que debe prevalecer por encima de todo.



Deja tus comentarios aquí: