¿Agradecemos juntos? 
En estos días navideños voy a dar más

El acceso al mundo espiritual a través de la práctica diaria de la meditación y el agradecimiento nos abre el camino para manifestar nuestros deseos más profundos.

Cuando agradecemos, las limitaciones simplemente dejan de existir. Agradecer es un acto que se practica y se aprende. Si no sabemos agradecer, sólo hagámoslo. Tan solo diciéndolo se armoniza nuestro ser y todo nuestro alrededor también: personas, naturaleza, oficina, hogar.

Si solo nos dejamos guiar, podemos llegar a agradecer de corazón. Desde la fuente de la abundancia, de la salud, del espíritu y de la libertad.

En estos días cuando se celebra la Navidad en casi todo el mundo, es propicio recordar nuestro propósito aquí: amar, perdonar y agradecer.

Cinco minutos en la mañana, tomemos conciencia de las oportunidades que tenemos de decir y dar gracias a todo cuanto nos rodea. Aun cuando no comprendamos, hagámoslo.

Cinco minutos en la noche vamos a chequear los acontecimientos vividos en el día y analicemos cómo reaccionamos ante cada situación. Agradezcamos por todo lo vivido, porque de alguna forma nos permitió descubrir algo nuevo en nosotros y aprender.

Si cambiamos nuestros pensamientos, creencias, expectativas e intenciones, y nos conectamos con la quietud, permitiremos que la abundancia del universo, ilimitada y sin fronteras, fluya con facilidad y sin esfuerzo hacia nuestras vidas.

Seamos pacientes y compasivos con nosotros mismos mientras empezamos a practicar el agradecimiento constante.

Aunque sea una vez al día. Aunque mientras más lo hagamos es mejor, no importa, lo importante es comenzar. Estemos dispuestos a aprender y diferenciar entre mente, materia y espíritu. Vamos a concentrarnos en agradecer y así atraemos todo lo bueno a nuestras vidas. Es automático.

Siempre hay algo que agradecer. Incluso cuando las cosas van mal, cuando nuestros sueños mueren y nuestros planes se vienen abajo. O cuando vemos la incertidumbre constante que atravesamos en Venezuela y el mundo, cuando nuestros seres queridos se van y cuando aquellas cosas que creíamos que nunca íbamos a perder se pierden

Nuestra naturaleza es ser felices y agradecidos

cow 2Si en cada lección que aprendemos en el día, estuviera presente el amor y el agradecimiento, cada momento sería un milagro. El amor es un mensajero divino de buenas noticias. El amor es la verdad. El resto es ilusión.

Agradezcamos siempre y bajo cualquier circunstancia. Sólo la intención basta para manifestar la vida de nuestros sueños.

El agradecer está asociado a un mayor bienestar físico, a un estado mental alegre y tranquilo.

Prestemos atención a la riqueza de nuestra vida interior. Es la fuente de agradecimiento infinito. 

Mientras solamente sigamos pensando en nosotros estaremos presos. ¡El amor es colectivo! Y el agradecimiento nos libera.

Dediquemos un momento hoy a pensar en una situación desagradable, un contratiempo,  fracaso o decepción. Tratemos de identificar la oportunidad que esa experiencia nos ofrece para  llevarnis hacia el éxito, hacia lo que queremos. ¿Qué pasos debemos seguir para volver realidad nuestro deseo más grande?. Podemos aplicar este ejercicio a todas las áreas de la vida. Tomemos el tiempo necesario para observar cada situación que constituya un desafío y encontraremos la solución más viable. Al final agradezcamos.

Y también dediquemos un momento a visualizar un milagro que nos gustaría que sucediera. Pensemos en nuestras circunstancias actuales y en cómo nos gustaría que fuesen. Si prestamos atención al cuerpo, notamos cómo nos sentimos cuando pensamos en las circunstancias actuales y cuando nos concentramos en los sueños. Describamos estos sentimientos de comodidad o incomodidad, tristeza o alegría. Tan solo notar cómo nos sentimos nos ayuda a tomar decisiones creativas que nos acerca a lo que deseamos.

Seamos testigos de que todo es posible

Hoy agradezcamos y aceptemos a todas las personas y circunstancias exactamente como son. Todo es como debería ser. No hay que convencer a nadie de nada.

Gracias, gracias, gracias ¿Qué tal si agradecemos juntos?

Agradezco infinitamente el viaje del día de hoy con lujo, felicidad, paz, bienestar y lo comparto contigo.

En estos días navideños de dar, regalar y compartir, agradezcamos juntos y celebremos la vida que tenemos aquí y ahora.

Namasté



Deja tus comentarios aquí: