Agua religiosa

El agua es un elemento esencial para la vida, algo que se nos regala y que es consustancial con la vida misma y, por eso, tienen una cierta connotación “sagrada”. Los nueve primeros meses de nuestra existencia, transcurren inmersos en el agua, dentro del seno materno.
Dos terceras partes del cuerpo humano es agua. Necesitamos el agua para saciar la sed, para lavarnos y refrescarnos, para preparar los alimentos. El agua está vinculada esencialmente a la vida cotidiana y a nuestra posibilidad de supervivencia como seres humanos.
El agua es algo sagrado, porque es un don del cielo, que se nos regala gratuitamente, porque sin agua no es posible la vida y porque tampoco nosotros somos dueños del agua.
Para el pensamiento antiguo, el agua era uno de los cuatro elementos constitutivos de la realidad cósmica e inmanente: aire, agua, tierra y fuego.
El agua es parte principal y fundamento vital en todas las culturas y todas las religiones. El agua se ha considerado incluso como principio vital generador y constitutivo de todas las cosas “la madre de todos los seres”.
A menudo, el agua es percibida en las religiones como un Dios, una diosa o una entidad divina. Los ríos, la lluvia, los estanques, los lagos, los glaciares, las granizadas o la nieve son algunas de las formas que puede adoptar el agua al interpretarse e incorporarse en las esferas culturales y religiosas.
El agua religiosa nunca es neutra y pasiva. Se considera que esta agua posee el poder y la capacidad de transformar el mundo, redimir los pecados y santificar. El agua elimina la contaminación y purifica tanto en un sentido físico como simbólico.
El agua es una sustancia viva y espiritual, que actúa como mediadora entre los seres humanos y los dioses.
A menudo, el agua representa la frontera entre este mundo y el más allá.
Cristianismo
En la Biblia, el agua aparece como elemento primigenio de toda la creación, de tal forma que en el principio “el espíritu aleteaba sobre las aguas” (Génesis 1,2), de donde hizo que surgiese y se diversificase de forma ordenada y progresiva la vida en todas sus formas.



Deja tus comentarios aquí: